"Ya es tiempo de rajar algunas cabezas": ¿Arrinconada la libertad de expresión?

Respire y enfóquese bien al leer esto. Se trata de un intento de dar capút a las capuchas y de los buches de sangre en la radio AM.

Se trata de lo que más de un perito en derechos civiles y humanos han llamado la nueva Ley de Mordaza, concepto legal que evoca los papelones de la primera mitad de siglo XX en contra de los derechos de expresión, que dio pie a una robusta persecución política de nacionalistas e independentistas.

Sin duda, los cambios al código penal en pos de criminalizar las protestas han servido para polarizar a Puerto Rico, al punto que tienes analistas políticos en la radio llamando a la violencia por un lado y ciudadanos consternados firmando peticiones para que Casa Blanca proteja el derecho a la libre expresión en Puerto Rico, actualmente lacerado.

El gobernador Ricardo Rosselló firmó ayer las enmiendas al Código Penal, según se indicó en comunicado de prensa, "con el propósito de reforzar la lucha contra el crimen y proteger a la ciudadanía".
 

img79871-8e202c0722beaaa940d3070be15bc2d5.jpg

Rosselló, todo sonrisas, justo después de firmar las enmiendas al código penal. Al tope de esta nota un gozoso meme de Twitter de la cuenta de @RepNorgeJavarro. (suministradas)

"Las enmiendas al Código Penal que firmo hoy darán más fuerza al Gobierno para combatir el crimen. Estas medidas son parte esencial del compromiso de nuestra Administración con la seguridad del Pueblo, según se contempla en el Plan para Puerto Rico", enfatizó el primer mandatario quien destacó que estas enmiendas ayudarán a la superintendente de la Policía y a la secretaria de Justicia en la lucha contra el crimen.

Entre las enmiendas aprobadas se destaca que será delito menos grave el uso de un disfraz mientras se altera o interviene en las actividades ordinarias en una instalación pública educativa, en una instalación de salud, o en el interior de edificios de Gobierno.

Además, se establece que, si mientras se utiliza un disfraz se comete o intenta cometer un delito grave, el uso del disfraz se convertirá en delito grave con pena de tres años.

De otro lado, se restituye como delito grave con pena de tres años la obstrucción o paralización de obras de construcción con los permisos necesarios; esto incluye impedir la entrada o el acceso u ocupar los terrenos. También, se restituye como delito menos grave la obstrucción de acceso o de labores en instituciones de enseñanza y de salud o edificios donde se ofrecen servicios al público.

Otro de los cambios que se convierten en ley es establecer como delito menos grave, con pena de un año, interrumpir o impedir una reunión oficial realizada, convocada o a cargo de una entidad u organismo gubernamental, ya sea del Poder Ejecutivo, Legislativo o Judicial.

Desde antes de aprobarse estas enmiendas, las críticas de peritos en el asunto han sido la orden del día.

"Entonces, ¿qué es comisión de delito, cuando en un acto de protesta aún cabe la presunción de inocencia y varias otras defensas que tienen que ver con el estado de necesidad y con el ejercicio de protección de expresión? Sin duda, es un intento de criminalizar actos de protesta, pero responsablemente y jurídicamente hay que decir que especifica que es durante la comisión de un delito", le dijo a El Calce hace más de una semana el expresidente del Colegio de Abogados y director del Comité por los Derechos Humanos, Eduardo '' Villanueva.

"Claro, esa supuesta comisión del delito es algo muy amplio, porque puede ser un delito menos grave, que no se justificaría que se vuelva grave por tener un antifaz. Ahí tienes una de las doctrinas por las que se pudiera declarar inconstitucional: su lenguaje se puede clasificar de vago o de tan genérico que resulte híperinclusivo", añadió Villanueva.
 

screenshot20170405at85832am1200x800-b7eb17de76834e7969d3caacf0f84b2d.jpg

¡Sigue leyendo, pa' que te enteres de lo que dijo este exsecretario de Justicia!

Se botó Sagardía

Veamos ahora al multitasker licenciado Antonio Sagardía, exsecretario de Justicia bajo la administración de Luis Fortuño. Sagardía se encontraba hablando por radio A.M. y se le zafó un comentario digno de cualquier promo de lucha libre que hubiese escupido El Bronco #1 en los 90, tras virársele a Carlitos Colón.

Bueno, mejor que lo explique el veteranísimo y respetado periodista Carlos Weber, como hizo en Twitter:
 

18556107101555697573589688202730551274048035n1-d70a256be644c9c626500e3a1d0a6252.jpg

El Calce contactó a Weber para asegurarse dónde fue que escuchó eso y abundó al respecto. ¡Lo sospechamos desde un principio! Fue en El Azote de Dávila Colón, un bastión del estadismo tan y tan poderoso que en ocasiones hace lucir a Wapa Radio como Telesur.

Si los comentarios radiales de Sagardía son indicio, hay huestes de la aceitada derecha penepé que claman por sangre. Este ambiente causa preocupación entre quienes defienden los derechos a la libertad de expresión, entre ellos ciudadanos de a pie que quieren llevar el clamor a Casa Blanca.

Una petición se ha abierto en el portal We The People para "preservar la libertad de prensa en Puerto Rico", según supo El Calce. Pulsa aquí para que la veas.