Toshiba ahora sí ha asesinado por completo su línea de laptops

Desde hace dos años se anunció la muerte de la dinastía de laptops Toshiba, ahora se termina el proceso de su muerte con Sharp.

En junio de 2018 amanecimos con una noticia dolorosa y nostálgica, para quienes alguna vez tuvimos una laptop Toshiba.

La compañía desde 2017 había comenzado con las dificultades financieras que la habían obligado a desarticular poco a poco su negocio; y fue cuestión de unos pocos meses para que le tocara desfilar por la horca a su línea de portátiles.

Al revelarse el anuncio del final de esta dinastía se anunció que Sharp compraría los remanentes de ese negocio. En una operación comercial de USD $36 millones que alimentó por años la sublínea Dynabook.

El acuerdo comercial de aquel entonces marcaba que Sharp adquiría el 80% de todo lo que era Toshiba en ese ramo. Para tener el derecho a más tarde adquirir el 20% restante.

Ahora, mediante un comunicado oficial, Toshiba ha anunciado que Sharp adquirió lo que quedaba de ellos en su división de laptops. Lo que significa el final definitivo de una era.

jj

Dynabook es ahora propiedad absoluta de la otra compañía y Toshiba ya no tiene correlación alguna. Con esto muere una trayectoria de 35 años que inició en 1985 con la ya mítica T1100.

A principios de la década pasaba era una marca de poder y bastante peso. Pero para 2017 apenas y vendía 1,4 millones de unidades en todo el mundo. Una fracción mínima comparada con sus mejores tiempos.

Así que todo era cuestión de tiempo. Descanse en paz, Toshiba.