Los regalos de Navidad mal envueltos te harán más feliz

Luego de tres experimentos, científicos sugieren la decepción será mayor mientras más perfecto sea el empaque.

La investigación señala que solo en algunos casos la persona podría valorar el esfuerzo de que esté perfectamente envuelto. - Instagram / @grinchmovie

Se acerca Navidad y con ella la tradición de dar y recibir regalos. Tus habilidades envolviendo estos obsequios puede que no importen mucho cuando se trata de hacer felices a quienes lo reciben. La ciencia te lo confirma.

Un reciente estudio sugiere que los regalos que están mal envueltos puede que gusten más. Realizado por integrantes de la Universidad de Reno, fue difundido en Journal of Consumer Psychology.

La investigación parte de la creencia extendida de que los empaques perfectos o impecables pueden generar altas expectativas sobre el contenido. El receptor pensará que lo que hay dentro es algo espectacular, por el esfuerzo puesto en la presentación. Esto, muchas veces, conlleva a la decepción.

Por otro lado, frente a envoltura “defectuosa” o un poco desastrosa, el efecto es el contrario, pues disminuye la esperanza de que el regalo sea algo fabuloso.

Para probar esta hipótesis, los investigadores, especialistas en marketing, realizaron tres experimentos con diferentes participantes.

Los regalos de Navidad mal envueltos te harán más feliz

 

Regalos al descuido

En el primero, le dieron a un grupo de participantes un paquete envuelto cuidadosamente y a otro grupo un regalo envuelto sin mucho esmero. Les pidieron que los abrieran y respondieran cinco preguntas para calificar lo que habían recibido.

Los integrantes de este primer experimento tenían algo en común: eran fans del equipo de baloncesto Miami Heat. Los regalos que recibieron consistían en una taza con el nombre del equipo o una taza identificada con Orlando Magic. Este estudio arrojó que el regalo mal envuelto fue mejor recibido, incluso por quienes no recibieron la taza de su equipo favorito.

Un segundo experimento consistió en mostrar a un grupo de personas imágenes de regalos bien y mal envueltos que contenían unos auriculares JVC. Como resultado, los participantes tenían mayores expectativas cuando el empaque era perfecto, pero calificaron el contenido como “menos favorable”.

Un tercer intento por comprobar la hipótesis de los investigadores arrojó que existe una mayor probabilidad de que a una persona conocida, no tan cercana, le guste más el regalo si está bien envuelto, pues valorará el esfuerzo. Esto aplica para un compañero de trabajo, pero no para familiares y amigos.