¡Inédito! Descubren más de 300 mil galaxias hasta ahora desconocidas

Expertos utilizaron la radioastronomía para capturar información.

¡Inédito! Descubren más de 300 mil galaxias hasta ahora desconocidas

Un grupo de astrónomos publicó un estudio en la revista Astronomy & Astrophysics, donde se expone un mapa que evidencia la existencia de cientos de miles de galaxias previamente desconocidas.

En los años 90, los datos que entregaba el telescopio Hubble llevaban a creer que en el universo había más de 100 mil millones de galaxias. Hoy, se sabe que el número es mucho más alto, y que superaría el billón. Si bien, muchas son demasiado antiguas y distantes para ser observadas usando técnicas de detección tradicionales, los astronómos están cambiando esta realidad.

Más de 200 profesionales de 18 países participaron en el estudio que utilizó la radioastronomía para observar un segmento del cielo en el hemisferio norte. Esta disciplina va siendo cada vez más relevante, puesto que las ondas de radio tienen una longitud de onda mayor que la de la luz visible.

Lo que encontraron fue sorprendente: existen al menos 300 mil galaxias más de las que creíamos. Cyril Tasse, un astrónomo del Observatorio de París, que participó en el proyecto, dijo en un comunicado de Agence France-Presse:

"Esta es una nueva ventana al universo. Cuando vimos las primeras imágenes estábamos como: '¡¿Qué es esto ?!' No se parecía en nada a lo que estamos acostumbrados a ver”.

Por su parte, Amanda Wilber, de la Universidad de Hamburgo, dijo que el equipo usó la red LOFAR (que funciona como radiotelescopio) en los Países Bajos, para detectar rastros o "chorros", de radiación antigua producida cuando las galaxias se fusionan.

"Con estas observaciones, podemos detectar la radiación del tenue medio que existe entre las galaxias. LOFAR nos permite detectar muchas más de estas fuentes y entender qué las está impulsando”.

El mapa también está siendo de gran importancia para entender el comportamiento de los agujeros negros, puesto que la nueva técnica de observación permitiría a los astrónomos compararlos a lo largo del tiempo, para ver cómo se forman y se desarrollan.