COVID-19 y las pérdidas millonarias que le ocasionó a Tokio 2020

Los Juegos Olímpicos tuvieron que aplazarse un año, luego de la pandemia por coronavirus que se desató en todo el mundo; este año sí se celebrarán.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a la vuelta de la esquina, una competición que tuvo que aplazarse un año por la pandemia de COVID-19 que se desató en el mundo.

Por cuarta ocasión en la historia, la justa veraniega tuvo que aplazarse, tal y como sucedió en 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Ahora, la situación sanitaria impactó en todo el orbe, con el nacimiento del COVID-19, lo que orilló al Comité Olímpico Internacional a detener todo y esperar 12 meses para poder celebrar los Juegos.

Tokio 2020 tiene pérdidas millonarias, todo por la pandemia de COVID-19 que se desató en el mundo

El temor sigue vigente en la organización, pues el nacimiento de diferentes sepas ponen en duda la realización.

Sin embargo, la justa se hará sí o sí, pues las perdidas económicas están rebasando lo que en un principio serían ganancias para el país sede.

Hasta ahora, los números rojos ascienden a una suma cercana a los 16 mil millones de dólares, según la investigación hecha por el Instituto Nomura de Japón.

Y es que, la afición extranjera no podrá estar presente en Tokio, ya que el gobierno decidió evitar la visita de personas ajenas al país.

Las gradas estarán al 50 por ciento de su capacidad, pero únicamente habrá ciudadanos locales, por miedo a detonar un contagio masivo.

Incluso, cabe la posibilidad de que las competencias sean a puerta cerrada, pero todo dependerá de sí existe un repunte en el número de casos.

La suspensión de Tokio 2020 fue un daño irreparable para los atletas, ya que representó alargar su preparación un año más.

De hecho, hubo quienes tuvieron que parar por completo la actividad física, arruinando así el ritmo de competencia que ya tenían.

Se tiene previsto que a Japón arriben unos 15 mil atletas, así como 78 mil miembros de la familia olímpica.

Coronavirus, el enemigo número uno de los Juegos Olímpicos

Se ha trabajado a marchas forzadas, para que los visitantes ya lleguen vacunados contra COVID-19 desde su país de origen.

Una segunda cancelación tendría serías consecuencias económicas. Aplazar otra vez dejaría un hueco monetario que asciende a los 43 mil mdd, cifra que dejaría en números rojos al país asiático.

Para poder realizar de manera segura los Juegos Olímpicos, el gobierno de Tokio invirtió mil 154 millones, mientras que el comité organizador sumó 683 millones, todo con la intención de tener las medidas sanitarias necesarias para los atletas y asistentes.

“Al igual que ustedes, nos encontramos en un dilema: la cancelación de los Juegos Olímpicos destruiría el sueño olímpico de 11 mil atletas de los 206 Comités Olímpicos Nacionales, del Equipo Olímpico de Refugiados del COI, muy probablemente para los atletas paralímpicos, y para todas las personas que lo apoyan como entrenadores, médicos, funcionarios, compañeros de entrenamiento, amigos y familiares. La cancelación no resolvería ningún problema y no ayudaría a nadie. Por lo tanto no está en nuestra agenda. Un aplazamiento hoy no podría determinar una nueva fecha para los Juegos Olímpicos debido a los inciertos desarrollos en ambas direcciones.

 

“Hay mejora, cómo estamos viendo en varios países, gracias a las severas medidas que se están tomando. Creo que puedo sentirme como ustedes, que sienten que la situación es insatisfactoria. En circunstancias muy diferentes y por razones muy distintas, tuve una experiencia de incertidumbre como atleta en los preparativos de los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980. No estábamos seguros de si los Juegos se llevarían a cabo y sí se nos permitirían participar. Francamente, habría preferido que los responsables de la toma de decisiones se hubieran tomado más tiempo para decidir sobre una base de información más sólida”

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional