Coronavirus podría desaparecer del planeta antes de encontrar una vacuna, según Italia

El director del Instituto Mario Negri de Investigaciones Farmacológicas en Milán dice que el Coronavirus Covid-19 podría irse antes de encontrarle una cura.

La pandemia global por el Coronavirus Covid-19 se mantiene activa a nivel global mientras las comunidad científica y médica trabaja a su máxima capacidad buscando una vacuna o tratamiento para combatir la enfermedad.

En medio de este escenario extremo, sin embargo, hay quienes mantienen una perspectiva distinta y casi inexplicable sobre la evolución de la contingencia.

Coronavirus: OMS confirma que algunos tratamientos funcionarían contra el Covid-19

La OMS declara sobre algunos tratamientos experimentales para combatir el Coronavirus Covid-19. Los resultados son positivos pero preliminares.

¿El Coronavirus se va?

Uno de los casos más curiosos que nos hemos topado sería, por ejemplo, el de Giuseppe Remuzzi, director del Instituto Mario Negri de Investigaciones Farmacológicas en Milán.

Quien en una entrevista con medios locales señaló que el Coronavirus Covid-19 SARS-CoV-2 podría desaparecer del planeta antes de encontrarle una vacuna:

Coronavirus intestinos

La enfermedad es menos agresiva en comparación al inicio de la pandemia y, para cuando esté la vacuna del coronavirus, puede que ya haya desaparecido.

Los pacientes de hoy son completamente diferentes de los de hace tres o cuatro semanas. Las hospitalizaciones y los ingresos en cuidados intensivos continúan disminuyendo.

Antes, a la sala de emergencias llegaban 80 personas, todas con dificultades respiratorias graves, ahora llegan 10 y a ocho se las puede mandar a casa.

El médico afirma que la situación ha cambiado, aunque no tengan claro si la carga viral en cada paciente es menor o si el virus ha cambiado para ser menos agresivo.

Aún así advierte que contar con una vacuna sería ideal ya que existe la franca posibilidad de que se produzca una segunda ola de contagios.

Se destaca que la condición de salud de los nuevos infectados es mucho más manejable que la de los primeros casos en Italia. Pero la realidad es que se trata de una enfermedad que aún se sigue estudiando.