Científicos crean enzima que recicla botellas de plástico en horas

Los creadores de estas moléculas orgánicas encontraron la manera de acelerar y mantener el estado original del plástico con la intención de volver a realizar un producto de alta calidad.

Enzima mutante descubierta por accidente podría salvar al mundo del plástico

La ciencia dio un gran paso en cuanto a reciclaje y preservación del medio ambiente se refiere. Un grupo de científicos encontró la manera de poder reciclar el plástico y reutilizarlo en un nuevo producto que mantenga su alta calidad. Lo más relevante de esta enzima es que acelera las moléculas y completa el proceso de reciclaje en tan solo horas.

En el informe, dado a conocer en Nature, el grupo de científicos encontró una enzima bacteriana, que además de disolver el plástico en poco tiempo, los restos quedan en muy buen estado para volver a fabricar un contenedor de alta calidad.

La proyección para aplicar este nuevo método, de forma industrial, es de cinco años. Alrededor del planeta se fabrican cerca de 70 millones de toneladas con este material. En consecuencia, no se podía reutilizar en los mismos productos. Explica el mismo portal que una vez que se derrite el plástico, se obtiene un material muy cercano a la materia prima. Es difícil de trabajar y las empresas no lo quieren comprar.

La función de esta enzima

Luego de un arduo trabajo de identificación, entre 100 mil microorganismos, los científicos detectaron la enzima indicada hace ocho años. Luego de esto realizaron una serie de tests, hasta que lograron reducir el plástico a elementos que se pueden trabajar. La empresa que se alzó con la bandera del descubrimiento se llama Carbios. Trabaja de la mano con otras corporaciones como Loreal, Pepsi y Nestle, por nombrar algunas.

Expertos detectan cada vez más partículas de plástico en la lluvia

 

En las pruebas que tuvieron éxito, utilizaron la enzima en una tonelada de plástico. Bajo una temperatura de 72º lograron descomponer el 90% del material en 10 horas. Con lo que quedó crearon nuevas botellas que arrojaron niveles óptimos de producción. Finalizaron expresando que el costo económico de esta bacteria, representa solo el 4% del valor de la materia prima que proviene del petróleo.