El ciclo solar 25 llegó y los científicos explican como afectará esto en la actividad espacial de la NASA

El ciclo solar tiene incidencia directa en la Estación Espacial Internacional y en los telescopios espaciales. También en las futuras misiones tripuladas.

Sol: Paul Andrew

Un equipo de científicos de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), manifestaron que oficialmente estamos en el ciclo solar 25. Cada once años el Sol cambia de ciclo y los expertos lo identifican gracias a las manchas que tiene nuestra estrella masiva. Estas van marcando la actividad que tiene y como repercute en dos contextos totalmente distintos. En primer lugar, en las consecuencias que tiene sobre el clima de la Tierra. Y finalmente como incide en las misiones que se desarrollan en el espacio.

Reseñan en el portal oficial de la NASA que el mínimo solar ocurrió desde diciembre del 2019. Desde este momento ya se conocía del cierre del anterior ciclo, que había comenzado en el 2008. Entonces así ya se marca el inicio de un nuevo proceso. Pero el Sol tiende a ser tan variable que pueden pasar meses después del mínimo para declarar oficialmente el evento.

"A medida que salimos del mínimo solar y nos acercamos al máximo del ciclo 25, es importante recordar que la actividad solar nunca se detiene. Cambia de forma a medida que oscila el péndulo", dijo Lika Guhathakurta. Esta experta trabaja para la División de Heliofísica en la Sede de la NASA en Washington.

NASA Espacio Sol

El ciclo solar sobre las misiones espaciales

Cada ciclo solar se encuentra atado al origen de explosiones gigantes en la estrella. También sobre las erupciones solares o eyecciones de masa coronal. Estas pueden arrojar luz, energía y material solar al espacio, repercutiendo así sobre las misiones espaciales. Uno de los propósitos principales de los científicos es poder pronosticar la actividad solar, así como lo  hacen con el clima.

Estos manifiestan que no hay un buen o mal tiempo solar. Este simplemente ejecuta sus comportamientos y es trabajo de los científicos prepararse para ello. Es decir adecuar los materiales que recibirán las ondas solares y que esto no afecte a las naves y a los tripulantes.

Para finalizar los científicos aseguran que el ciclo solar 25 será tranquilo y muy parecido al anterior. Sin embargo esto no quiere decir que no haya riesgo de clima espacial extremo.