Turistas en el espacio disfrutan de las vistas de la Tierra

La están pasando bien, mejor que un AirBnb en Palmas

SPACEX

Los primeros turistas espaciales de SpaceX están disfrutando de unas vistas de la Tierra a las que pocas personas han tenido acceso y están motivando a los niños con cáncer.

Los cuatro pasajeros de la cápsula de SpaceX están volando muy alto, incluso para los estándares de la NASA.

SpaceX los puso en una órbita a 585 kilómetros (363 millas) luego del lanzamiento del miércoles por la noche desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA. Eso es 160 kilómetros (100 millas) más alto que la Estación Espacial Internacional. Es tan alta que están completando 15 órbitas de la Tierra al día, en comparación con las 16 de los astronautas de la estación.

Hasta esta tripulación amateur, relativamente pocos astronautas de la NASA habían llegado tan alto. Los más recientes fueron los astronautas del transbordador que trabajaron en el telescopio espacial Hubble durante varios vuelos en las décadas de 1990 y 2000.

Para mejorar las vistas, SpaceX equipó la cápsula automatizada Dragon con una cúpula personalizada en forma de burbuja. Después de su primer día en el espacio, se publicaron unas fotografías en las que los pasajeros miraban por esta gran ventana, pero por lo demás no se ha dado a conocer nada más desde el despegue.

Los pasajeros —dos ganadores de un concurso, un trabajador hospitalario y su patrocinador multimillonario— finalizarán su vuelo de tres días este fin de semana con un aterrizaje frente a la costa de Florida, si las condiciones meteorológicas lo permiten.

Hayley Arceneaux, una sobreviviente de cáncer, platicó el jueves con pacientes del hospital que le salvó la vida hace casi 20 años. De acuerdo con un tuit, los niños del St. Jude Children's Research Hospital querían saber si había vacas en la Luna, como en una canción infantil. El video no se transmitió en vivo.

Arceneaux, quien actualmente es médico asistente en el hospital, llevaba una fotografía vieja de ella en la que aparece calva por el tratamiento del cáncer de hueso que padeció a los 10 años de edad. Comentó antes del vuelo que quería que los niños vieran su larga cabellera flotando en la ingravidez, para darles esperanza.

A los 29 años, Arceneaux es la estadounidense más joven en viajar al espacio.