TikTok se queda sin CEO: renuncia y abandona la app por situación política

Cuatro meses tenía Kevin Mayer como CEO de TikTok y ahora ha presentado su renuncia, citando las condiciones políticas actuales que someten a la plataforma.

TikTok parece que cruza por uno de los momentos más extremos y complicados de su historia. La presión política que sufre por el ultimatum de la administración de Donald Trump es extrema y ya cobró su primera víctima.

Kevin Mayer, ejecutivo proveniente de Disney y que había asumido el puesto como  CEO de la plataforma esta primavera de 2020 acaba de dimitir del puesto a tan sólo cuatro meses de haber llegado.

Según reporta CNN, el directivo habría distribuido un comunicado interno en donde daba a conocer su decisión de abandonar el barco.

Las razones de la salida

La misiva es extensa y rescatamos los párrafos más cruciales, en donde deja entrever que los cambios proyectados para la app simplemente ya no dejan lugar para el papel que venía desempeñando:

Tik Tok

En las últimas semanas, a medida que el entorno político ha cambiado bruscamente, he hecho una reflexión sobre lo que los cambios estructurales corporativos requerirán, y lo que eso significa.

El rol por el cuál firmé, incluida la administración de TikTok a nivel mundial, será muy diferente como resultado de la acción de la Administración de EE. UU. Para impulsar una venta masiva de la empresa.

Siempre he estado globalmente enfocado en mi trabajo, y liderar un equipo global que incluye TikTok  Estados Unidos fue un gran atractivo para mí.

En este contexto, y como esperamos llegar a una resolución muy pronto, quiero hacerles saber con gran pesar que he decidido dejar la empresa.

El propio CEO de ByteDance, Yiming Zhang, habría confirmado la salida de su colega y confirmó que la empresa matriz trabaja en intentar resolver los problemas por los que cruza la compañía, tanto en Estados Unidos como en otros países.

Vanessa Pappas, ejecutiva que venía de YouTube y actual directora general de TikTok en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda será quien tome el relevo de Mayer.

Todo esto mientras la app demanda a la administración de Donald Trump y pelea contrarreloj para no ser bloqueada en el país anglosajón.