Sharenting: el peligro de compartir todo lo de tus hijos

Suave con esto

Es inevitable negar el acceso a Internet en una generación donde los niños son nativos digitales, pero se pueden tener precauciones. 

Las nuevas generaciones ya nacieron con un smartphone casi que en la mano y no es raro que existan niños como Tiana Wilson (IG: @tianawilson) que tienen 362 mil seguidores en Instagram o el futbolista Lorenzo Greer (IG: @tekkerzkid), con 687 mil. También hay padres y madres que son influencers y cuyos hijos suelen hacer parte de la monetización de su contenido y, quienes también comparten cada momento de sus hijos en redes sociales porque ahora todo se comparte por allí. Sharenting: el peligro de compartir todo lo de tus hijos

Añadido a eso, muchos niños también tienen personalidad digital para crear su propia imagen en varias plataformas.

Sharenting: el peligro de compartir todo lo de tus hijos

Sí, los niños están expuestos de todas las formas. Y sus momentos privados, desde pequeños, ahora se han convertido en públicos y son hechos para el consumo. Lo muestran asos como el de Tomás Pablo Blanch Toledo, el famoso Youtuber Tomiii 11, quien documentó su proceso con el cáncer y terminó falleciendo para desconcierto de miles de seguidores; o el de Rohee, la niña coreana cuya imagen dio para memes y stickers, a tal punto que los padres registraron su rostro como propiedad intelectual para que no tomaran más material suyo sin su permiso.

“Cuando se comparten fotos que nos parecen muy tiernas, queda una huella digital, quedan para siempre. Y en otras edades, hasta la vida laboral, esto va a generar burlas, bullying, creación de memes, etc. Y así, los exponemos y de paso, configuramos las relaciones de ellos con el mundo. También, les quitamos la oportunidad de contar una vivencia y los ponemos en situaciones incómodas”

Judy Benavides, Jefa de Monitoreo y Garantía de Derechos de Red PaPaz.

Y puede dar para incluso contenido de explotación sexual. De hecho, una investigación de la organización Red PaPaz, mostró que en pandemia este contenido llegó a crecer hasta un 200%. “Todo ha cambiado a partir del boom de las redes sociales. Al compartir información de los niños, muchos cuidadores no se dan cuenta de cómo esta puede caer en manos de personas malintencionadas. Y a partir de eso hay gente que comienza a contactarlos y a generar interacciones que no siempre traen buenas intenciones”, explica a Metro Judy Benavides, Jefa de Monitoreo y Garantía de Derechos de esta organización.

Sharenting: el peligro de compartir todo lo de tus hijos

Benavides apunta también al peligro del grooming, “donde las personas contactan con ellos para tener interacción de tipo sexual, y cuando ya tienen mucha información lo que hacen es profundizar en ella. De ahí, solicitan información cada vez más privada y luego piden imágenes y videos, hasta llegar a encuentros donde se propicia el abuso sexual”.

Por otro lado, si bien muchos padres comparten fotos de sus hijos, otros prefieren protegerlos y compartir lo necesario para contactos de confianza. Y otros, que tienen imágenes en redes sociales bastante consolidadas, también han tomado ciertas medidas para compartir su imagen de forma responsable.

“Hay que tener en cuenta si tus hijos quieren ser parte de esto”

Celin Giraldo es una influencer de moda y experta en tendencias que tiene más de 90 mil seguidores en su Instagram @la.sra.celin. También es madre de tres hijos que ya alcanzan la pubertad y ha destacado esta faceta. Pero a través de varios aprendizajes, ha mostrado que sus hijos son los que deciden cómo participar en su contenido.

“Hace dos años mostraba momentos familiares genuinos y antes mis hijos participaban mucho en estos contenidos. Las marcas me contrataban bastante para salir en campañas del mes de las madres y teníamos que hacer contenido menos orgánico. No está del todo mal: esta generación ya tiene las redes sociales desde el comienzo, pero también siento que se invaden varios espacios de la privacidad de los niños que ni siquiera quieren compartir. Por esta razón, le bajé a este contenido. También, mis hijos han tenido cambios y esto contrasta con una imagen idílica que no tiene coherencia mostrar. Además, la gente también se entromete demasiado”, explica.

“No está del todo mal: esta generación ya tiene las redes sociales desde el comienzo, pero también siento que se invaden varios espacios de la privacidad de los niños que ni siquiera quieren compartir”

Celin Giraldo es una influencer de moda y experta en tendencias

Celin Giraldo es una influencer de moda y experta en tendencias

“Comparto lo que me nace, pero no como antes y ya estoy pendiente de las cuentas de mis hijos, y lo que quieren mover. Ahora, hay que tener en cuenta algo: preguntar si los hijos quieren ser parte de esto. Si a ellos les gusta. Además, como la gente se mete tanto, esto será incómodo en un futuro y por esto mantengo todo más o menos privado”, añade Giraldo.

Sharenting: el peligro de compartir todo lo de tus hijos

Cada padre tiene las formas de compartir los momentos felices con sus hijos. Pero también pueden guiarse para tener un contenido seguro y también proteger a los menores de un mundo digital que para ellos es más peligroso al ser de doble filo.

Q&A / 2 preguntas a…

Judy Benavides, Jefe de Monitoreo y Garantía de Derechos, Red PaPaz

P: Con el sharenting, también vemos cuentas de niños influencers. ¿Cuáles son los riesgos de estas cuentas? 

–Que los niños no solo son juzgados por su entorno, sino por desconocidos en el anonimato de Internet. Y estas personas pueden hipersexualizar estos contenidos, y construyen una identidad  que no va a ser coherente con la identidad que quieren proyectar. Esto no va a dejar de suceder (compartir contenido) , pero es importante que los padres y madres acompañen al 100 por ciento estas cuentas y se den cuenta de la retroalimentación que reciben.

P: Hay niños influencers que incluso han recibido amenazas de muerte…

–Lo que ha pasado con los adultos, pasa con los niños. Hemos perdido la noción de que quien está tras la pantalla también es un ser humano.Y si son niños en etapa de desarrollo ya tienen varias situaciones que abordar, como sus cambios, y esto les genera cargos adicionales. Los niños están tomando una voz en el espacio digital y es importante que lo hagan. Y ya dejaron de solo ser sujetos de derecho a los que hay que proteger sino que ya comienzan a tomar su propia vocería y agencia. Pero, insisto: quienes están con ellos tienen una tarea de acompañamiento que implica el doble de lo  que hacen con ellos mismos. Yo como adulto ya debo tener estrategias de cuidado y si tengo un hijo que hace contenido digital, debo tener más alarmas prendidas.