Reconstrucción de calavera devela quién está en la tumba de Rafael

El gran pintor renacentista Rafael Sanzio fue enterrado en una tumba en 1520 y exhumado en 1833, pero se encontraron otros restos que sembraron dudas.

El misterio sobre quién está en la tumba de Rafael Sanzio se develó, todo gracias a la reconstrucción de una calavera de 500 años.

Uno de los grandes pintores del Renacimiento, Rafael fue enterrado en 1520. Sin embargo, para 1833 fue exhumado, encontrándose otros restos que generaron dudas sobre quién estaba en el sepulcro.

Científicos italianos crearon una reconstrucción en 3D de la calavera y la compararon con los autorretratos del artista. El resultado es tremendo.

 

¿Quién fue Rafael Sanzio?

Rafael fue uno de los genios del Renacimiento, junto con Miguelángel y Leonardo Da Vinci. Entre sus obras más reconocidas se encuentran La Escuela de Atenas y Los desposorios de la Virgen.

Falleció a los 37 años, presuntamente por la sífilis, aunque otros hablan sobre neumonía.

Pero tras ser enterrado inmediatamente y exhumado casi 300 años después, surgieron dudas sobre si verdaderamente era él. Sobre todo porque se encontraron otros restos.

 

Reconstrucción del rostro de Rafael

 

Los científicos de la Universidad de Tor Vergata, en Roma, reconstruyeron su rostro basados en la calavera encontrada.

Aunque solo produjo el 80% de la cara original -varias partes de la calavera se perdieron-, el resultado fue asombroso.

 

Hablan los expertos

De acuerdo con Mattia Falconi, entrevistado por la AFP, solo no se encontraron las zonas de las orejas. “Pero afortunadamente Rafael usaba el cabello largo, así que no las necesitamos”, dijo.

“Tenemos evidencia concreta por primera vez desde que el esqueleto fue exhumado en 1833 que el cuerpo pertenece a Rafael Sanzio”, agregó.

El proyecto pudo avanzar más, pero debido al coronavirus todo tipo de trabajo debió detenerse. Incluso el siguiente paso era conseguir el auténtico color de cabello y de ojos.

Afirma Falconi que “el modelo en 3D muestra los ojos y la boca tal y como se pintaba en los retratos”.

Es un paso adelante en el uso de la tecnología para develar misterios de la Historia.