¿Quieres ser más atractivo en las apps como Tinder?

Triunfar en Tinder o en alguna otra app similar puede parecer complicado. Muchos hombres creen que necesitan mostrar sus abs, tener la cara de Pedro Capó o simplemente contar con características físicas que definen los estereotipos de moda.

Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad de Berkeley reveló que todo lo que necesitas para salir victorioso en la guerra de los matches, es mostrar confianza.

giphy3-a802f13a95f36d18218310f429e6b42d.gif

El también conocido como "manspreading", puede hacer que una persona luzca más atractiva ante los ojos de los demás. Todo es cuestión de comportamiento y confianza e incluso, sirve cuando estás en alguna cita.

La investigación explica que las personas toman decisiones rápidas al ver una foto en una de estas apps. Demostrar confianza, afecta positivamente estos segundos iniciales.

giphy4-daa00eae7d50a38eca0b21f9e8bace6a.gif

Para la investigación se estudiaron imágenes de 144 speed dates (citas rápidas) en la Universidad Northwestern, las cuales involucraron a 12 hombres y 12 mujeres que hablaron durante 4 minutos para conocerse. Los de mayor éxito fueron aquellos que demostraron confianza y seguridad en ellos mismos.

Un segundo experimento consistió en una aplicación de citas similares a Tinder, donde los usuarios seleccionaban a sus posibles citas a través de fotografías y la descripción en su perfil, nuevamente demostrando que una foto donde te muestras seguro de ti mismo sin caer en la exageración y honestidad en tu descripción, te harán conocer a esa chica que te llamó la atención.

En un tercer estudio, los investigadores mostraron fotos de personas demasiado seguras o bien, demasiado introvertidos a 853 participantes y se les pidió que valoraran con cuáles se sentían más atraídos. ¿Adivina quiénes fueron los más codiciados?

giphy5-852a97d2f235fb36f6e60a92b4e400fd.gif

Los investigadores creen que este tipo de lenguaje corporal es atractivo porque el cerebro lo asocia con el dominio y la apertura. Y lo mejor, la técnica funcionó igual para todos los géneros. Por cierto, el estudio encontró que los resultados van en contra de la idea estereotipada de que los hombres prefieren a las mujeres sumisas.