Por primera vez detectaron el posible origen de la misteriosa señal de radio que se detecta en el universo

Las ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés) fueron detectadas por primera vez en una región cercana, en la propia Vía Láctea.

Las ráfagas rápidas de radio han sido desde su descubrimiento un verdadero misterio. Fueron detectadas por primera vez en el año 2007. Y desde entonces lo científicos no pueden encontrar su origen. Incluso tienen una potencia impresionante, pero son tan veloces, que no da tiempo chequear de donde vienen.

La primera se detectó en el año 2007. A partir de ese momento se registraron una cantidad de acontecimientos que dio mucho que pensar entre los científicos expertos en la astronomía. Además de las detectadas durante los primeros años, después apareció una que seguía un patrón.

En ese momento las FRB eran detectadas con intervalos de 16 días. Específicamente: se mostraban durante cuatro días y luego desaparecían los siguientes 12. ¿Qué pasó en ese momento? ¿Alguien nos quería enviar una señal?

Entre las teorías que hubo en ese momento, un científico dijo que existe la probabilidad que dicha señal estuviera sobre la órbita de un agujero negro. Entonces en un determinado momento el agujero tapaba la señal de la ráfaga rápida de radio. Sin embargo tiempo después despareció por completo.

FRB Patrón

La nueva y misteriosa señal de radio

Los científicos volcados a la investigación de las FRB manifestaron que recibieron nuevas señales de radio. Las mismas provienen de un magnetar que se encuentra al otro extremo de la galaxia, reseñó Independent. "Esta es la primera vez que hemos podido vincular una de estas rápidas ráfagas de radio exóticas a un solo objeto astrofísico", dijo Kiyoshi Masui, profesor asistente de física en el MIT.

La ráfagas rápidas de radio son tan potentes que su energía, según explican, es 100 millones de veces más fuertes que el Sol. Sin embargo su rapidez hace que sean indetectables. De igual forma el misterio parece comenzar a resolverse.