¿Por qué me duele todo el cuerpo al despertar? Hay una razón y no deberías preocuparte

Despertar adolorido no es una situación ideal, pero sí muy común

Postura de dormir

Suena el despertador, abres los ojos para ver la hora, te estiras un poco para alcanzarlo y notas un pequeño dolor en la espalda, haces un gran esfuerzo para levantarte y entonces te das cuenta de que también te duelen las piernas, ¿es que no descansaste bien?

¿Buenos días?

Despertar con dolor en el cuerpo es molesto, te hace sentir que no dormiste bien, te pone a pensar que tal vez tengas problemas de salud, o te puede enfrentar con la idea de que estás envejeciendo, porque antes no te despertabas con todos esos dolores, ¿o sí?

Pero en realidad es bastante normal tener dificultades para movernos al despertar, ya sea por la mañana o incluso en una siesta vespertina.

Aunque cuando dormimos no estamos completamente inmóviles, durante el sueño nuestros músculos y articulaciones pasan mucho tiempo en la misma posición.

Así que, al reactivar los movimientos naturales del día, podemos tener la sensación de que son más lentos o dolorosos.

Esto en parte tiene que ver con que el líquido sinovial que lubrica las articulaciones debe “acomodarse” y entonces colaborar mejor a que nuestros movimientos sean más fluidos y naturales.

Cuarentena: esto es lo que le pasa a tu cuerpo después de semanas de aislamiento social

¿Estoy viejo?

El colágeno es una proteína fibrosa que forma parte de muchos de nuestros tejidos: los huesos, la piel, las articulaciones.

Y con el paso de los años el cuerpo produce menos colágeno: es una de las razones por la que nuestra piel se arruga.

Pero esa deficiencia no es solo tiene influencia en nuestra apariencia: menos colágeno significa que las articulaciones son menos flexibles.

También con la edad producimos menos líquido sinovial, así que es cierto, cuando envejecemos esos dolores articulares al despertar pueden ser más notables, o duran más tiempo.

Calor: Conoce los mejores tips para poder conciliar el sueño durante las noches calurosas

¿Cuándo preocuparse?

Para saber qué tan normales son tus malestares al despertar es importante que consideres tu actividad física en general.

Si el día anterior estuviste mucho tiempo en la misma posición: por ejemplo, sentado frente a la computadora, es posible que tus dolores matutinos sean consecuencia de eso, mucho más si llevas semanas o meses trabajando desde casa y sin moverte demasiado.

Así que sería bueno que hicieras un poco de ejercicio en el día, para también debes tomar en cuenta que tu dolor en el cuerpo al día siguiente podría deberse a la actividad física del día anterior.

Si el dolor que tienes al despertar dura más de una hora y es constante todos los días, sin importar si te consideras muy joven o muy viejo, tal vez podrías tener algún tipo de enfermedad inflamatoria, como la artritis reumatoide.

Pero antes de preocuparte, también podrías considerar cambiar tu cama: muchos de nuestros malestares están relacionados con dormir en un mal colchón. Así que tal vez sea momento de consultar eso con tu almohada.