¿Podemos hacer ciencia sin utilizar animales?

Investigamos las nuevas tecnologías que van a poner fin a la crueldad contra los animales que se utilizan en la ciencia

Un importante proveedor de animales de laboratorio para los investigadores australianos desde 1988, llamado Animal Resource Centre, anunció recientemente que cerrará en los próximos 1,5 años debido a dificultades financieras, renovando el debate sobre el uso de animales en la ciencia y la medicina.

Según las estadísticas, millones de animales son maltratados de las formas más horribles imaginables en laboratorios académicos, empresariales y gubernamentales. Sin embargo, se desconoce el número exacto.

"Por ejemplo, en EE.UU. no se registra el número de ratones, ratas, peces, aves, anfibios, reptiles e invertebrados (incluidos los cefalópodos) utilizados. En Canadá, sólo se registra el número de animales utilizados en instituciones financiadas con fondos públicos (universidades), pero no el de las organizaciones privadas (empresas farmacéuticas, a menos que ofrezcan voluntariamente esta información)", explica a Metro Joanna Makowska, asesora de animales de laboratorio del Instituto de Bienestar Animal. "En todo el mundo, el número declarado de animales utilizados cada año suele aumentar".

Animales más utilizados

Los animales más utilizados en la ciencia son los ratones y los peces. Se les quema, se les hace estallar con explosivos, se les aplica una descarga eléctrica, se les priva de nutrientes o de sueño, se les infecta intencionadamente con enfermedades, se les hace adictos a drogas como la cocaína y la heroína, se les envenena con productos químicos industriales y se les vuelve locos por su aislamiento en pequeñas y estériles jaulas. Además, la formación práctica en educación biomédica se ha basado tradicionalmente en el uso de más de 9 millones de animales vertebrados vivos cada año sólo en Estados Unidos, y un número mayor en otros países del mundo, desde la realización de pequeñas manipulaciones quirúrgicas e intervenciones farmacológicas hasta el manejo de grandes heridas traumáticas de bala y desmembramientos.

"En relación con los roedores, son relativamente baratos de utilizar y fáciles de criar. Tienen tiempos de generación cortos y procedimientos bien establecidos para la manipulación genética (hay algunas pruebas de que el uso de animales estaba disminuyendo a finales de la década de 1970, pero la aparición de la ingeniería genética fomentó una inversión de esta tendencia)", explicó el Dr. Brett Lidbury, asesor científico de Humane Research Australia.

Y añadió: "Pero en los últimos 20 años, varios estudios han señalado la falta de predictibilidad de los modelos animales a la salud y las enfermedades humanas: a menudo se cita una tasa de fracaso de entre el 90 y el 95%, estimada a partir de muchos análisis de la eficacia de la traslación de animales a humanos. Por supuesto, están las continuas preocupaciones éticas sobre el uso de animales para la investigación y la experimentación, una situación que se remonta al siglo XIX, y posiblemente antes".

Difícil sustituir a los animales en los estudios

Sin embargo, algunos expertos creen que actualmente no es posible sustituir totalmente el uso de animales en la ciencia.

"Muchos experimentos con animales pueden sustituirse en la evaluación de riesgos (pruebas de seguridad) de productos químicos como medicinas, pesticidas, productos químicos agrícolas e industriales y contaminantes", dijo la Dra. Penny Hawkins, jefa del Departamento de Animales en la Ciencia de la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals. "Pero la investigación fundamental, realizada para estudiar el funcionamiento de los cuerpos humanos y animales cuando están sanos o enfermos, es más difícil. Por ejemplo, los estudios sobre cómo se activan y desactivan los genes, para entender las enfermedades genéticas, no pueden hacerse actualmente in vitro. Se necesitan más modelos no animales de diferentes órganos y enfermedades, y formas de unir órganos para modelar mejor los sistemas vivos".

Brett Lidbury, por su parte, afirma que la ciencia necesita la oportunidad y la financiación para validar métodos alternativos.

"Los animales serán sustituidos. Pero no será un proceso rápido, y los animales formarán parte de la investigación científica (en particular), ya que los científicos siguen explorando la fisiología básica en varias especies, pero incluso esto será reemplazado eventualmente por razones humanas", concluyó.

capturadepantall-be3212cf18667b1c52195bb742a1d3b7.jpg
Ciencia sin animales

Cuatro tecnologías para sustituir los ensayos con animales en la ciencia

Según Joanna Makowska, asesora de animales de laboratorio del Instituto de Bienestar Animal:

Organoides
Se fabrican a partir de células madre humanas y crecen in vitro formando una masa de células en 3D que imitan varios tipos de tejidos y estructuras de órganos. Pueden ser mejores para la investigación y el desarrollo de fármacos en comparación con los modelos animales.

Bioimpresión 3D
Este tipo de impresión 3D utiliza biotintas o biomateriales que imitan la matriz extracelular para crear tejidos 3D funcionales y vivos. La bioimpresión se utiliza más comúnmente para crear tejidos y pequeños órganos para su uso en la investigación biomédica y las pruebas de medicamentos. También puede utilizarse como sustituto en la educación y la formación.

Órgano en un chip
Esta tecnología reconstituye las funciones de los órganos humanos en pequeños dispositivos del tamaño de una memoria de computadora. Cada órgano en un chip está revestido de células humanas que imitan varios tipos de respuestas fisiológicas a las drogas, las toxinas u otras sustancias químicas. En esencia, son secciones transversales tridimensionales vivas de las principales unidades funcionales de órganos vivos completos.

Modelos computacionales
Utilizan algoritmos para integrar grandes bases de datos de información biológica existente con el fin de predecir cómo interactuarán los distintos componentes biológicos entre sí. Algunos han demostrado ser tan buenos o mejores para predecir la toxicidad que las pruebas tradicionales con animales.

95%
de los medicamentos probados en animales fracasan en los ensayos clínicos con humanos, según Joanna Makowska, asesora de animales de laboratorio del Instituto de Bienestar Animal.

"Tenemos que esperar que un día en el futuro miremos atrás a los experimentos con animales con incredulidad. Si la sustitución total se produce en mi época, no se me ocurre una razón mejor para perder mi trabajo".
Dra. Penny Hawkins, jefa del Departamento de Animales en la Ciencia de la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales.

ENTREVISTA

Shalin Gala
Vicepresidente de Métodos Internacionales de Laboratorio de PETA

P: ¿Son realmente eficaces los modelos animales en la ciencia?

  • No, e incluso los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU. afirman en su plan quinquenal más reciente que "los modelos animales a menudo no proporcionan buenas formas de imitar la enfermedad o predecir cómo funcionarán los medicamentos en los seres humanos, lo que resulta en una gran pérdida de tiempo y dinero mientras los pacientes esperan las terapias". Tomar seres sanos de una especie completamente diferente, inducirles artificialmente una enfermedad que normalmente nunca contraerían, mantenerlos en un entorno antinatural y estresante, y tratar de aplicar los resultados a las enfermedades que se producen naturalmente en los seres humanos es, en el mejor de los casos, dudoso. Las reacciones fisiológicas a los fármacos varían enormemente de una especie a otra (e incluso dentro de una misma especie). Por ejemplo, la penicilina mata a los conejillos de indias; la aspirina mata a los gatos y provoca defectos de nacimiento en ratas, ratones, conejillos de indias, perros y monos; y la morfina, un sedante para los humanos, estimula a las cabras, los gatos y los caballos. Además, los animales en los laboratorios suelen mostrar un comportamiento que indica una angustia psicológica extrema, y los experimentadores reconocen que el uso de estos animales estresados pone en peligro la validez de los datos producidos.

P: ¿Qué métodos y tecnologías podrían sustituir a los ensayos con animales?

  • Disponemos de metodologías de investigación sin animales más modernas y sofisticadas. Entre ellas se encuentran la modelización informática, las pruebas in vitro, el uso de cultivos de células humanas, las tecnologías de microfluidos "órgano en un chip" y el uso de seres humanos en estudios de investigación clínica éticos y adecuadamente diseñados. Estas son las únicas herramientas que realmente nos proporcionan datos relevantes para el ser humano. Las pruebas en ratas sólo nos informan sobre la enfermedad o la respuesta a los fármacos en ratas.

P: ¿Es posible sustituir totalmente los animales utilizados en la investigación y las pruebas?

  • Sí, PETA ha preparado un nuevo y exhaustivo informe para todas las agencias gubernamentales llamado "Research Modernization Deal" (Acuerdo de Modernización de la Investigación) que ofrece una estrategia para identificar y eliminar la financiación de los métodos que no funcionan (pruebas con animales) y reenfocar los recursos en áreas más prometedoras utilizando modelos relevantes para el ser humano. Para mejorar los resultados de la investigación y desarrollar tratamientos humanos más eficaces, PETA propone lo siguiente: eliminar inmediatamente el uso de animales en los campos de investigación en los que se ha demostrado que los animales son malos "modelos" para los humanos y han impedido el progreso; reequilibrar la financiación pública de la investigación médica para que la mayor parte se destine a sofisticados métodos de investigación relevantes para el ser humano y sin animales; llevar a cabo revisiones científicas de la eficacia del uso de animales para identificar áreas adicionales en las que dicho uso no ha conseguido avanzar en la salud humana, o en las que ya se dispone de métodos sin animales, y por lo tanto se puede acabar con ellos rápidamente; aplicar un sistema de análisis coste-beneficio para la investigación con animales que incluya una perspectiva ética y la consideración de los daños infligidos a los animales a lo largo de la vida, como el que se utiliza en el Reino Unido; y, trabajar con otros líderes mundiales para armonizar y promover la aceptación internacional de las estrategias de pruebas de alta tecnología sin animales en las pruebas de toxicidad reglamentarias.

P: ¿Qué podemos esperar en el futuro?

  • Los científicos de PETA llevan décadas diciendo que los experimentos con animales son inútiles, pues retrasan la búsqueda de tratamientos y curas para las enfermedades humanas. Por lo general, se exige a las empresas que pasen años sometiendo a los animales a la agonía de las pruebas de nuevos productos antes de que se autorice el inicio de los ensayos clínicos en humanos, a pesar de que esas pruebas no predicen con exactitud si un medicamento funcionará en los seres humanos.