Overdrive Test Drive: Subaru Legacy XT 2020

Móntate, pa' darte una trillita.

El Subaru Legacy ocupa el lugar del sedán familiar mediano de la marca y ahora entra en su séptima generación. Aunque modelos como la Crosstrek y Forester son las que ocupan los primeros lugares en ventas, el Legacy compone una pieza importante de la línea. Como todo Subaru, el Legacy mueve sus pistones en forma horizontal y se conecta a la carretera con el ya insignia Symmetrical All-Wheel Drive.

Entre los dos aspectos que mas se destacan en este rediseño están la disponibilidad nuevamente de un motor turbo y una pantalla táctil de 11.6 pulgadas. El Legacy y Outback son los mas recientes modelos de la línea en migrar a la Plataforma Global Subaru (SGP por sus siglas en inglés) que se estrenó con el Impreza en el 2017. Actualmente, de los modelos en la línea que se venden en la isla, solo el WRX y el STI aún no utilizan esta plataforma pero lo harán próximamente.

El estilo exterior del Legacy es bastante similar al modelo anterior, con líneas conservadoras pero elegantes, si buscas drama visual en tu Subaru probablemente el WRX o el STI sean más tu tipo de vehículo. El cambio es mucho más profundo en el interior y es la enorme pantalla de 11.6 pulgadas la que predomina, lo mejor de todo es que se integra y fluye a la perfección con el diseño, testamento de que del auto fue diseñado desde el primer momento con esa pantalla como punto principal y no fue algo que se les ocurrió añadir a mitad de desarrollo. El resto del interior es típico Subaru con excelente ergonomía, controles simples e instrumentación fácilmente legible. Los pasajeros del asiento trasero gozan de enorme espacio para las piernas y comodidades como ventanillas de aire acondicionado y puertos de USB para cargar sus dispositivos móviles.

Chequea esta unidad en fotos, cortesía de Guindín Photo Service y Overdirve News:

El otro cambio significativo está debajo del bonete y es que el Legacy nuevamente intercambió dos de sus cilindros por un turbocompresor en los modelos XT; el anterior motor Bóxer 6 cilindros de 3.6 litros fue retirado y en su lugar ahora está un Bóxer de 4 cilindros y 2.4 litros. Internamente conocido como FA24, produce 260 caballos y 277 libras-pies de torque, incrementos de 4 caballos y 30 libras-pies de torque sobre su predecesor. Aunque el 6 cilindros era más vocal, el nuevo turbo tiene mucha más pegada. Salvo un bien breve episodio de “turbo lag”, el motor exhibe abundante fuerza para cualquier situación de manejo y la ventaja de 30 libras-pies de torque son evidentes en cuanto el turbo entra en Boost. Me gustaría que Subaru añadiera luego un modo de manejo Sport como ya lo ofrece la Forester Sport, sería de gran utilidad para una respuesta más inmediata del turbo en ciertas condiciones o para un manejo más entusiasta. La única transmisión disponible es una CVT con paletas de cambios en el guía y modo manual de 8 velocidades. Gracias a la tracción total, el rodaje es excelente. La suspensión tiene una amortiguación sensacional y para mi fue uno de los mejores aspectos del auto; pensaría que los ingenieros de Subaru calibraron la suspensión con nuestras carreteras en mente y al menos en este aspecto el Legacy no tiene nada que envidiarle a un SUV. Esto también prueba lo bien diseñada y construída que está la nueva plataforma. Otro detalle a resaltar es que corre a una altura segura del suelo y no da esa sensación de vulnerabilidad que usualmente se percibe en un auto tradicional y es una de las razones por las cuales muchas personas terminan optando por un SUV.

El Legacy viene muy bien equipado en lo que es tecnología y seguridad. El sistema de asistencia al conductor EyeSight es estándar y además viene con un nuevo sistema llamado Driver Focus en el cual el auto monitorea constantemente al conductor y lo alerta en caso de este distraerse, aún con gafas polarizadas el auto en varias ocasiones detectó que mis ojos no estaban mirando la carretera y me alertó. Esta tecnología es impresionante en función y también en el aspecto de que nos permite ver lo mucho que nos podemos distraer al volante aún sin darnos cuenta. El sistema de reconocimiento facial también permite crear hasta cuatro perfiles distintos con todos los ajustes y preferencias de cada conductor sin estos tener que intervenir en absolutamente nada, el propio auto los reconoce al momento de montarse. La pantalla táctil recibió algunas comparaciones a las unidades en los vehículos Tesla pero a diferencia de esas en particular, Subaru dejó algunos botones físicos para ajustes rápidos como el volumen o temperatura del aire acondicionado, detalle bien apreciado. Por otro lado, ajustes como apagar el Auto Start-Stop requieren buscar entre varios menús para poderlo activar o desactivar y esto le puede requerir al conductor una cierta curva de aprendizaje, especialmente si no está familiarizado con algún producto Subaru. En funcionamiento, Star Link ofrece buenas gráficas y un buen tiempo de respuesta a los comandos táctiles.

El Subaru Legacy 2020 es una excelente alternativa para ese perfil de consumidor que simplemente no aún quiere subirse a la ola de los SUV o está listo para alguien que quiere pasar de un WRX a algo un poco más maduro. Aunque quedé muy satisfecho con el desempeño del nuevo turbo, el 2.5 litros básico debe ser suficiente para la gran mayoría de las necesidades del consumidor promedio sin sacrificar las virtudes de este XT Limited más allá de la aceleración. No importa lo que se encuentre debajo del bonete, el Legacy es un sedán muy competitivo, cómodo, seguro y capaz. Si estás indeciso entre un carro o un SUV, el Legacy ofrece uno de los mejores balances entre ambos ahora mismo en el mercado.

Mira más de Overdrive News y su querube automotriz Guindín pulsando aquí