Overdrive Test Drive: Mitsubishi Outlander 2022

La Mitsubishi Outlander 2022 es el primer producto bajo la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi.

Overdrive News

Modelo de prueba: GT SR 4WD

La Mitsubishi Outlander 2022 es el primer vehículo de la marca bajo la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi que se concretó en el año 2016 y es su lanzamiento más importante en al menos 10 años. En resumen, es la carta de presentación hacia dónde se dirige la marca en el futuro. Afortunadamente para Mitsubishi, la Outlander 2022 es un gran paso en la dirección correcta. La Outlander 2022 ofrece un total de siete grados con un rango de precios que van desde los $28,900 hasta $43,700. 

El diseño exterior está inspirado en la filosofía “I-Fu-Do-Do” que viene del japonés y significa algo auténtico y majestuoso.  La parrilla “Dynamic Shield” le da mucha presencia en la carretera y si las miradas que recibió en la calle son una métrica, hay algo majestuoso en el diseño. Personalmente, por alguna razón, la Outlander me recuerda en cierta forma a la desaparecida Montero quw aún extrañamos. A menos que optes por el modelo básico, la Outlander corre en aros de 20 pulgadas. La mejor parte es que además de verse bien y proporcionalmente correctos a las proporciones del vehículo es que no afectan en lo más mínimo el desempeño de la suspensión, es fácil olvidar que andas en aros de gran tamaño. 

Aún así, es adentro de la Outlander donde se ven los cambios más dramáticos. Desde el diseño, materiales y detalles, la mejoría es del cielo a la tierra y hace que esta nueva generación parezca un vehículo de lujo en comparación a su predecesor. A mi particularmente me gustó el uso de aluminio real para el selector de modos manuales y el área que rodea al selector de cambios. Otro detalle a destacar es el volante que se siente muy bien al tacto y es del tamaño ideal. El panel de instrumentos digital de 12.3 pulgadas también elevan el ambiente del interior y la pantalla táctil de 9 pulgadas presenta un software muy superior al de los otros modelos de la marca. Aunque hay una tercera fila de asientos que es una característica poco usual en el segmento, esta es más para uso de emergencia y es mejor usar el espacio de carga que libera al esconderse en el piso.

 

El único motor disponible por lo menos al momento es un 4 cilindros de 2.5 litros; el V6 fue descontinuado y el sistema híbrido enchufable migrará a la nueva plataforma más adelante. La única opción es un 4 cilindros de 2.5 litros proveniente de Nissan que produce 181 caballos de fuerza y 181 libras-pies de torque y envía el torque a las ruedas delanteras o a las cuatro con el sistema S-AWC o “Super All-Wheel Control” derivado del mítico Evolution en los dos grados tope de línea como esta en particular. Este sistema provee hasta un ajuste diseñado para máximo desempeño en pavimento, así como diversos modos para uso fuera de la carretera y creo que es pieza clave en lograr el magnífico rodaje. Volviendo al motor, si bien creo que la Outlander podría beneficiarse de una opción turbo porque el chasis está más que capacitado para manejarlo, me parece que el 2.5 litros es un motivador competitivo dentro de su categoría. La transmisión CVT esconde bastante bien la naturaleza que caracteriza ese tipo de transmisión simulando cambios de marchas. Hay unos paddle shifters para seleccionar hasta 8 cambios manuales pero desafortunadamente no son las mismas unidades en Magnesio de la Eclipse Cross, son plásticos. 

Al comenzar a manejar la Outlander mi primera impresión fue que este es un vehículo diseñado por personas que realmente valoran la experiencia de manejo y que no fue hecho con la intención de simplemente traer otro crossover al mercado porque solo porque se venden bien. Aquí se nota que cada área fue cuidadosamente estudiada y ajustada con una meta y aunque no me atrevo llamarla deportiva, al menos hay ciertas intenciones deportivas. En resumen , es un producto mucho más cercano a la Mitsubishi que en su momento nos trajo la Montero y el Evolution. Es un primer paso firme en lo que se puede catalogar como un renacimiento de la marca bajo esta nueva alianza y si esto es un indicativo de lo que viene, definitivamente habrá que estar pendiente a todo lo que Mitsubishi traiga en el futuro. De más está decir que merece una sólida recomendación.