Overdrive Test Drive: Infiniti QX55 2022

Un nuevo SUV “coupé” de la marca que inventó el concepto hace casi dos décadas

Overdrive News

Modelo de prueba: Sensory AWD

La Infiniti QX55 2022 llega como un sucesor espiritual a la FX, el pionero en la categoría de los SUV tipo coupé hace ya casi dos décadas. La QX55 está basada en la QX50 con la cual comparte sus principales componentes incluyendo el ingenioso motor turbo de compresión variable (más sobre eso en breve). A diferencia de la QX50, la línea de la QX55 consiste de los grados Luxe, Essential y Sensory, eliminando el grado básico de la QX50. Otras diferencias visuales específicas a la QX55 son los aros de 20 pulgadas y parrilla frontal. 

El diseño exterior se puede catalogar como una obra de arte y la QX55 se ve espectacular desde cualquier ángulo que la mires, este es sin duda es su mejor atributo. Naturalmente todo tiene un precio y no necesariamente se trata de dinero. Aparte de que la QX55 vale un poco más, el otro precio a considerar es sacrificar un poco de espacio interior a cambio de esa capota tipo fastback. La diferencia principalmente es en el área de carga pues en el asiento trasero hay buen espacio para adultos. El resto del interior es prácticamente idéntico al de la QX50 incluyendo el sistema de doble pantalla táctil con conexión a Apple CarPlay (inalámbrico) y Android Auto. Curiosamente no hay cargador inalámbrico. El interior en general está bien presentado con materiales de calidad y finos detalles, especialmente en esta combinación de rojo con negro. 

Además del drama visual, el otro aspecto llamativo de la QX55 es sin duda el motor turbocargado de 2.0 litros y compresión variable que debutó hace ya unos tres años en la QX50 pero sigue siendo de los motores más avanzados y únicos del mercado. Esta novedosa tecnología le permite cambiar a ciclo de alta compresión para mayor eficiencia o baja compresión para mejor desempeño según las demandas y necesidades del conductor al momento, todo esto de manera imperceptible por lo que es imposible sentir el cambio de ciclo. El motor tiene un sonido bastante particular que parece más de un seis cilindros en lugar de un cuatro cilindros , especialmente al escucharlo en reposo desde afuera. La entrega total son 268 caballos de fuerza y 280 libras-pies de torque, buenos números para la categoría que hacen de la QX55 un vehículo razonablemente ligero en cualquier situación. Hablando de situaciones de manejo, el conductor puede escoger entre cuatro modos de manejo: Standard, Sport, Eco y Personal, en este último el conductor ajusta cada parámetro a su preferencia. Por ejemplo, puede tener el motor en Sport y la dirección en Standard. Mi preferencia fue el modo Standard aunque el vehículo coge vida en Sport. Aunque pienso que el motor iría mejor con una transmisión convencional, la CVT hace una gran simulación del comportamiento de una transmisión con cambios reales, lo suficientemente buena como para olvidar por ratos que es una CVT. Al contrario de la QX50, la QX55 solo está disponible con tracción en las cuatro ruedas. Aunque no he tenido la oportunidad de guiar la QX50, me da la impresión de que Infiniti no alteró la suspensión y que sigue siendo un vehículo orientado a confort.

 

La decisión entre una QX50 o una QX55 se puede basar principalmente en más en necesidades que gustos. La QX50 sigue siendo el más práctico de los dos pero por otro lado, si no necesitas un baúl tan amplio puede que sea un pequeño precio a pagar un vehículo que en términos visuales se ve superior. La QX55 tal vez no sigue directamente los pasos de la FX pero es una alternativa bien vistosa que atraerá tanto clientes devotos como nuevos. El precio de introducción comienza en $58,569.