Las migrañas afectan a las mujeres tres veces más que a los hombres, según expertos

Las mujeres tienden más a sufrir de migrañas y la razón tiene mucho sentido

Una migraña es el tipo más común de dolor de cabeza que puede llevarte a buscar atención médica especializada. Ésta puede afectar a cualquiera, incluyendo niños. Según la Organización Mundial de la Salud, la migraña afecta a 1 de cada 7 adultos en todo el mundo.

Sin embargo, las estadísticas de la National Headache Foundation en Chicago, señalan que son las mujeres quienes se ven afectadas casi tres veces más que los hombres.

La migraña se trata de un padecimiento mucho más fuerte que un dolor de cabeza común, aunque pueden confundirse los primeros síntomas. La migraña generalmente implica un dolor de cabeza punzante, constante y doloroso, la mayoría de las veces en un lado de la cabeza, a veces en ambos.

Investigadores del Brigham and Women's Hospital, en Boston afirman que es "una enfermedad neurológica incapacitante" con una amplia gama de síntomas, que incluyen trastornos visuales, náuseas y vómitos, mareos, sensibilidad a las luces, ruidos y olores y, para algunos, debilidad temporal en un lado. Los episodios pueden durar horas, a veces incluso días.

ansiedad

Alrededor del 25 por ciento de las víctimas también experimentan "aura", una colección de trastornos sensoriales, como destellos de luz, puntos ciegos u hormigueo y entumecimiento en las manos y la cara. Cabe mencionar que la migraña con aura en mujeres menores de 50 años aumenta su riesgo de accidente cerebrovascular isquémico, especialmente si también fuman y usan anticonceptivos orales.

Las migrañas afectan más a las mujeres jóvenes que son más productivas en el hogar y el trabajo. En definitiva, el dolor empeora con la actividad del día a día, el exceso de estrés y el poco descanso. Cuando una migraña ataca, se vuelve difícil trabajar, o incluso funcionar en todos los sentidos.

Lo curioso es que los niños experimentan más migraña que las niñas antes de la pubertad, luego la ecuación cambia, y las niñas y las mujeres sufren la peor parte de ésta hasta después de la menopausia. Con la edad, los síntomas disminuyen.

La mayoría de los expertos creen que las hormonas fluctuantes de las mujeres son una influencia importante, especialmente cuando el estrógeno cae aproximadamente cuando la mujer tiene su periodo menstrual. La mayoría de los ataques ocurren varios días antes o después de la menstruación.

"Alrededor del periodo y la ovulación, y justo después de un parto, los niveles caen precipitadamente, lo que puede ser un problema", explican expertos de la Brigham and Women's Hospital. "Después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno permanecen bajos". 

Desafortunadamente, aún no hay cura conocida, pero se pueden disminuir los síntomas de manera efectiva con la atención médica adecuada. Se puede usar una variedad de medicamentos para aliviar el dolor y para la prevención pero siempre es mejor visitar al especialista.

A menudo se recomiendan cambios en el estilo de vida para identificar y eliminar posibles detonantes que pueden desencadenar un ataque. Ciertos suplementos dietéticos, masajes, técnicas de relajación y biorretroalimentación pueden tratar o prevenir los síntomas.

Te recomendamos en video