Mansión de Playboy estrena dueño

playboy1-c3f9b304baf3c799dc7b65c841edde97.jpg

Ya se había anunciado que Hugh Hefner pensaba vender la famosa Mansión de Playboy con la condición de que quien la comprara, no lo sacara de la casa hasta que se muriera, y bueno, al parecer el hijo de un multimillonario que compró Twinkie, le pareció una excelente idea tener al jefe y fundador de la revista erótica cerca.

La construcción de estilo gótico ubicada en Westwood, un suburbio acomodado de Los Angeles, fue escenario de un sinfín de fiestas exóticas que marcaron la historia del lugar, misma que ahora pertenece a Daren Metropoulos de 32 años, hijo del magnate C. Dean Metropoulos, cuya fortuna fue estimada en 2.400 millones de dólares por la revista financiera Forbes.

20160607124359mansion620x6200-5355835f9ce04c1f1d1bce0102e44915.jpg

El inmueble estaba valuado en 200 millones de dólares, así que para la familia Metropoulos fue cosa sencilla adquirir la mansión de las conejitas. Por cierto, Daren ya era vecino de Hefner tras haberle comprado en 2009 la propiedad contigua por 18 millones de dólares, así que su plan es conectar los dos inmuebles una vez que Hefner haya fallecido.

Construida en 1927 y comprada por Hefner en un millón de dólares en 1971, la propiedad famosa por sus albercas cavernosas y cascadas espectaculares, representa todos los excesos de Hollywood. Durante sus fiestas épicas, los invitados se mezclaban con las muchachas desnudas de Playboy, les célebres "conejitas".

20160607124253locodecodecoracionmansionplayboy6620x6200-79a132c09a6faf2c264c6d9fc56fd372.jpg

Las anécdotas de los excesos

Elvis habría dormido con ocho &#39Playmates&#39 a la vez en la casa de 12 cuartos, mientras que John Lennon quemó un Matisse al dejar tirado negligentemente su cigarrillo. Además, dos mujeres acusaron al ex astro de la televisión Bill Cosby, amigo de Hefner, de haberlas agredido sexualmente allí.

La venta del inmueble tiene lugar mientras la revista acaba de lanzar una nueva fórmula ligeramente más convencional, donde las modelos siguen estando desnudas, pero su sexo o sus pechos no son visibles frontalmente.

Playboy Enterprises, casa matriz de la revista, también anunció en marzo estudiar una eventual venta, que podría alcanzar a 500 millones de dólares.