La exploración espacial va más allá de Marte

Durante mucho tiempo se ha considerado que Marte es el planeta más probable fuera de la Tierra en el que podría haberse iniciado la vida. Y gran parte de los esfuerzos internacionales se centran actualmente en explorarlo. Sin embargo, hay otros cuerpos celestes tan valiosos como el Planeta Rojo

Marte es desde hace años uno de los principales objetivos de la exploración espacial, y hay muchas razones para ello. Según los expertos, el Planeta Rojo está cerca, por lo que es relativamente fácil llegar a él, y además tiene unas condiciones mucho más parecidas a la Tierra que las superficies de los demás cuerpos sólidos del sistema solar. Por lo tanto, es más fácil aterrizar allí, y mucho más sencillo construir una nave espacial que pueda resistir para explorar la superficie.

"Eso no significa que sea sencillo, e históricamente casi la mitad de las misiones a Marte han fracasado, pero sigue siendo mucho más fácil aterrizar y sobrevivir en Marte que, por ejemplo, hacer lo mismo en Venus", explica a Metro Jonti Horner, profesor de astrofísica de la Universidad de Southern Queensland (Australia).

Además, Marte es fascinante porque sabemos que una vez fue mucho más parecido a la Tierra en sus condiciones superficiales".

Añadió: "Era cálido y húmedo, por lo que parece que existe una buena posibilidad de que haya sido el tipo de lugar en el que la vida podría haberse desarrollado y prosperado. En consecuencia, ir a Marte nos permite investigar la pregunta "¿estamos solos?", para tratar de encontrar pruebas de vida más allá de la Tierra".

Pero no es el único planeta que deberíamos tomar en cuenta en la exploración espacial. Fran Bagenal, director adjunto de ciencias planetarias de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, afirma que "Marte es el planeta más fácil de explorar. La gente es perezosa".

"Para entender el lugar de la Tierra en el sistema solar -en el cosmos- necesitamos comprender otros planetas: cómo se formaron, cuáles son los procesos que actualmente controlan su estructura y comportamiento", afirma. "Nuestro vecino y gemelo más cercano (mismo tamaño, ubicación similar) es Venus. ¿Cómo es que sabemos tan poco de él? Porque es más difícil de explorar. Pero es fundamental que entendamos a Venus, para ayudarnos a entender la Tierra. ¿Por qué Venus tiene una atmósfera de efecto invernadero? ¿Por qué no tiene un campo magnético interno? ¿Cómo es que Venus se ralentizó hasta alcanzar una velocidad de giro tan lenta? Sabemos que la corteza de Venus resurgió hace unos 800 millones de años. ¿Por qué? ¿Cómo era antes?".

Pero el futuro de la exploración espacial es brillante con tres nuevas misiones programadas para viajar a Venus en la próxima década, y la misión Dragonfly que se espera lanzar en 2027 y llegar a Saturno en 2034.

"Hay un gran impulso por parte de la gente de la comunidad astronómica del sistema solar para intentar planificar nuevas misiones a Urano y Neptuno. Sólo hemos visitado esos planetas una vez, con la nave Voyager 2, que pasó por delante de ellos en la década de 1980, y hay mucho que nos gustaría aprender sobre ellos si tuviéramos la oportunidad de volver". concluyó Horner.

ENTREVISTA

Matthew Shindell
curador del departamento de historia espacial del Museo Nacional del Aire y del Espacio de Estados Unidos

P: Los programas de exploración espaciales parecen estar demasiado centrados en Marte.

  • No me gusta tener favoritos. Es cierto que no hay recursos ilimitados para invertir en la exploración planetaria. La exploración de Marte ha sido un esfuerzo continuo y exitoso desde la década de 1990. En lugar de pensar que este esfuerzo está "demasiado centrado" en la exploración de Marte, creo que de hecho la exploración de Marte es un modelo de cómo puede proceder la exploración planetaria.
    Dicho esto, sería estupendo tener más misiones a los demás planetas y hay científicos que están deseando saber más sobre planetas como Urano y Neptuno, que sólo han sido visitados una vez. Y parece que pronto veremos más misiones a Venus. Es difícil predecir qué descubriremos después en estos planetas, pero la exploración continua nos ayudará sin duda a comprender mejor la formación y la evolución planetarias.

P: ¿Qué otros cuerpos celestes son tan "valiosos" como Marte?

  • En este momento, hay mucho interés en las lunas heladas del sistema solar exterior, como la luna de Júpiter, Europa. Los científicos creen que hay océanos salados bajo el hielo de algunas de estas lunas, y quieren saber si la vida podría haberse formado allí. Nunca hemos explorado un océano extraterrestre, por lo que será un nuevo y gran reto para los ingenieros y científicos que se encarguen de ello.

P: ¿Y los exoplanetas?

  • La investigación de exoplanetas es un campo muy apasionante. Desde principios de la década de 2000, hemos descubierto miles de nuevos planetas que orbitan alrededor de otros soles. Esto nos ha demostrado que la formación de sistemas solares es un proceso común que acompaña la vida de las estrellas. Y también sugiere que hay otros planetas como la Tierra ahí fuera. Las próximas décadas serán una época muy emocionante para la astronomía de exoplanetas, ya que los nuevos instrumentos y naves espaciales se dedicarán a encontrar más exoplanetas y a aprender más sobre ellos.

P: ¿Qué se puede esperar en el futuro?

  • La exploración de Marte probablemente continuará, y varias naciones tienen planes para devolver muestras de Marte para su estudio en laboratorios en la Tierra. La NASA y la ESA están planeando nuevas misiones a Venus, y la NASA también está planeando la primera misión a Europa para estudiar el océano de esa luna. Tal vez incluso veamos una misión humana a Marte, aunque hay muchos retos que superar para enviar a los humanos de forma segura y mantenerlos protegidos mientras están allí. Hacer ciencia en Marte sería increíblemente emocionante, pero vivir en Marte sería, como mínimo, difícil.

COLUMNA

"El estatus de Marte como el mejor lugar para buscar vida ha caído"

Jason W. Barnes
profesor de física de la Universidad de Idaho, EE.UU.

"Creo que uno de los descubrimientos más importantes de los últimos 20 años ha sido el potencial astrobiológico de las lunas heladas. Cuando la nave Voyager pasó por los cuatro planetas exteriores -Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno-, encontró un montón de lunas de hielo. Supusimos que eran todos cubos de hielo sólido congelados, ya que estaban tan lejos del Sol y de todo.

Sin embargo, la nave espacial Galileo, que orbita alrededor de Júpiter, hizo un descubrimiento sorprendente: ¡bajo la superficie helada de las lunas Europa, Ganímedes y Calisto hay océanos de agua líquida! Una década más tarde, Cassini descubrió también océanos bajo la superficie de las lunas de Saturno, Encélado y Titán. Ahora reconocemos estas lunas colectivamente como Mundos Oceánicos.

Debido a la prevalencia del agua líquida -hay más agua líquida en cada una de estas lunas (excepto Encélado) que en la propia Tierra- estos Mundos Océano pueden ser más relevantes astrobiológicamente, como potenciales moradas para la vida, que Marte. Por lo tanto, el estatus preeminente de Marte como el mejor lugar para buscar vida ha caído, y creo que estos Mundos Oceánicos son ahora objetivos más prioritarios".

Tres misiones de exploración espacial a las que aspirar

Fran Bagenal, director adjunto de ciencias planetarias de la Universidad de Colorado (EE.UU.), habló con Metro sobre la exploración espacial

Misión a Europa
"Nos dirá si el océano bajo la gruesa corteza de hielo alberga vida y si el agua de abajo llega a la superficie".

Misiones a Venus
"Se escabullirán bajo las nubes para obtener una mejor visión de la superficie. Luego se aventurarán más abajo (a medida que la tecnología resistente al calor mejore) para tocar tierra y medir la química de las rocas de la superficie, y hacer sondeos sismológicos del interior."

Misión a Urano
"Se espera que revele la estructura de la atmósfera y el interior profundo, diciéndonos cómo se formó el planeta".