La 4ta Revolución Industrial en Puerto Rico

Desde el 1750 con el boom de la industria textil en el Reino Unido que disparó la primera revolución industrial, hasta el desarrollo del internet que marca la tercera revolución de industria, la raza humana ha mejorado su calidad de vida utilizando la tecnología y el conocimiento a su favor.

Durante este período los países miembros de la Organización para la cooperación y desarrollo económico (OECD) han visto un aumento de 2,900% en el ingreso por persona, dejando atrás el mito de que antes de la tecnología se vivía mejor. No obstante hemos visto que, desde la década de los 70’s hasta hoy, se ha corroído lo que conocíamos como un sistema capitalista que beneficiaba al mundo.

El término de la 4ta revolución industrial no es algo nuevo, desde el 2016 el Profesor Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, en su libro La Cuarta Revolución Industrial nos enmarca una serie de avances tecnológicos los cuales llevan a la tecnología y a la raza humana a una nueva etapa en nuestra historia.

Dentro de esta nueva etapa se mencionan como avances importantes la inteligencia artificial, la robótica, la realidad aumentada, nuevos materiales como los drones, avances en tecnología de energía, Blockchain y biotecnología. Hasta hoy, la poca y superficial conversación local sobre estos nuevos conceptos se ha basado en una sola cosa: la gente perderá sus trabajos. Esta mentalidad negativa nos ha evitado entrar a entender y discutir los beneficios de algo no tan lejano, pues en Puerto Rico ya hay empresas locales que están innovando como parte de la 4ta revolución industrial.

Dentro de mi positivismo, me he dado a la tarea de enfocarme en una conversación positiva aunque sí, es verdad que el mundo va a cambiar y habilidades que hoy nos ofrecen la posibilidad de un trabajo evolucionarán. Veo como a mi alrededor los jóvenes puertorriqueños utilizan las tecnologías emergentes para crear valor en el mercado y, en muchos casos, para volver a la isla y aportar a su economía. Monito Media, empresa fundada por David Bartolomei y Oscar Cullen, un ex Google que volvió a la isla para emprender, se dedica a monitorear medios de audio y catalogar la manera que hablan de una empresa o un candidato dejando atrás la manera anticuada de hacer los famosos “clippings”. ¿Se imaginan Puerto Rico como un hub principal de mercadeo político?

monitomediaoscarcullenydavidbartolomei1-75b730507851c92604769b7f920332de.jpg

Monito Media, empresa fundada por David Bartolomei y Oscar Cullen, se dedica a monitorear medios de audio y catalogar la manera que hablan de una empresa. (suministrada)

Por otro lado, existe BrainHi, una de las estrellas de la aceleradora Parallel 18, que es la primera empresa boricua en entrar en el prestigioso programa Y-Combinator en Sillicon Valley. BrainHi ayuda a oficinas médicas a atender pacientes con su programa de inteligencia artificial.

Estos jóvenes graduados de la UPR de Mayagüez están revolucionando las oficinas de médicos en Puerto Rico y ahora en los Estados Unidos.

emmanueloquendobrainhi-184f5f883bdecb31b886b782e0d31359.jpg

Emmanuel Oquendo, de BrainHi.

En cuanto a las crypto monedas y el blockchain, es importante recalcar el trabajo que está haciendo el joven Fabián Vélez educando a personas sobre los beneficios de esta tecnología mediante talleres, al igual que Jonathan González utilizando la tecnología de blockchain para desarrollar una póliza de seguros paramétrica, Hurricane Guard, que paga al damnificado en 24 horas si sufre daños por huracanes. Estos últimos dos ejemplos son necesarios para cambiar la conversación sobre los “cryptos” que vienen a la isla en búsqueda de un paraíso fiscal.

fabianvelezlink1-265cb22107ca86e47333237223f057e5.jpg

Es importante recalcar el trabajo que está haciendo el joven Fabián Vélez, arriba, educando a personas sobre los beneficios de esta tecnología mediante talleres, al igual que Jonathan González, abajo, utilizando la tecnología de blockchain. (Fotos suministradas)

jonathangonzalezblockchain1-9878c8f23323e55a102619c6805b2f5f.jpg

Es importante entender que son inevitables los cambios tecnológicos que se avecinan. Más importante que luchar contra ellos es prepararnos y entender que la 4ta revolución industrial se diseña poco a poco, no viene ya escrita en piedra. Debemos empezar a tener una conversación sobre ella, sus los valores, su diseño y sobre como la usaremos para empoderar a los que no nacen con privilegio.