Estudian galaxia a 9 mil millones de años luz de distancia

El lente gravitacional fue empleado por primera vez por los astrónomos para ver en detalle la formación de estrellas.

Con e lente gravitacional lograron captar la luz de los rayos X que emanan las estrellas de la galaxia. - Cortesía MIT

Científicos estadounidenses lograron captar la actividad de una galaxia joven, a 9 mil millones de años luz de distancia, a través de la técnica llamada lente gravitacional. Sería la primera vez que se emplea este método para capturar una galaxia que forma estrellas en rayos X.

Los hallazgos, publicados en un artículo en Nature Astronomy, señalan cómo lograron aprovechar que los objetos masivos deforman el espacio-tiempo y eso magnifica la luz de los objetos de fondo.

Gracias al Observatorio de rayos X Chandra de la NASA observaron la zona conocida como Cluster Phoenix. Esta región está a 5.7 mil millones de años luz de distancia y posee uno de los cúmulos de galaxias más grandes descubiertos por el hombre.

Los astrónomos, dirigidos por Matthew Bayliss del Massachusetts Institute of Technology (MIT), descubrieron que podían captar luz de rayos X ampliada de galaxias más lejanas gracias al lente gravitacional.

Estudian galaxia a 9 mil millones de años luz de distancia con novedosa técnica de observación

Una galaxia primitiva

En su trabajo, los investigadores califican esta galaxia enana como primitiva, divida en dos grupos de estrellas que se están formando. “Es un estallido estelar de baja masa y baja metalicidad con una elevada emisión de rayos X, y es probablemente un análogo a la primera generación de galaxias”, explican.

Para poder observarla a través del lente gravitacional, los astrónomos necesitaron hallar objetos masivos alineados perfectamente con la galaxia. La luz del fondo aparece como un arco de luz que se extiende por todo el lente.

“Esta observación allana el camino para futuros estudios de rayos X asistidos por lentes gravitacionales de galaxias distantes, que alcanzan órdenes de magnitud por debajo de los límites de detección de los campos profundos actuales”, aseguran los investigadores en el estudio.

Por su parte, Bayliss comentó a Astronomy que  “es realmente una nueva ventana para estudiar las propiedades de las estrellas más masivas que se forman en el universo distante”.