Estos hábitos afectan lo más sagrado: ¡el sexo!

El mal desempeño durante las relaciones sexuales suele tener una solución más fácil de lo mucha gente imagina. Es más, ciertas prácticas o hábitos de la vida moderna afectan directamente en la resistencia física, tiempo de duración o facilidad de erección cuando se va a la cama con la pareja.

A continuación, te decimos una pequeña lista con cinco cosas que te afectan a la "hora del mambo". ¡Coge nota!

Vida sedentaria

anigifenhanced1375314092618007-8310465b2f7644ee9753268f89524143.gif

Sí, el sexo es el mejor ejercicio que existe. Sin embargo, es necesario entrenarse para rendir como un atleta profesional. Tampoco hace falta pasar tres hora en un gym, pero 30 minutos diario ayudarán en gran medida a oxigenar el cuerpo y a conseguir más resistencia y facilidad de erección.

Tabaco

giphy16-c6de9bb110689cb5c5eeaa1d823b031b.gif

Además de ser el causante de muchas otras enfermedades, el tabaco también es enemigo del sexo. Fumar implica que tu sangre no fluya correctamente y eso implica problemas a la hora de tener erecciones.

Estrés

anigifenhancedbuzz17824142670780429-8fc2dfd135e7cd6f636ce0998b167c56.gif

El sexo es algo mental y tener el cerebro colapsado con trabajo, problemas y poca motivación puede influir tanto como cualquier factor físico. La baja autoestima que provocan estos pensamientos es la responsable de que no te desconectes y disfrutes de la relación como es debido. Por eso, recomiendan llevar una vida relajada o consultar a un especialista.

Alcohol

giphy34-5f4246c85f93ac50e2d3c6628951cc39.gif

La disfunción eréctil es algo muy común en las personas que abusan del alcohol. La bebida afecta al sistema nervioso central y provoca que tus movimientos sean más lentos y no tengan coordinación. Así que no esperes ser un "porn star" cuando estés bien borracho, porque aunque estés bien motiva&#39o, no vas a dar el grado.

Mala alimentación

oic5xfm-8bec444d12b522b69aab86e49be9cea2.gif

Una dieta rica en grasas daña directamente tu salud en general y puede ser responsable de muchas enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Obviamente, eso no implica que debes dejar de comer hamburguers para siempre, pero una ensaladita de vez en cuando no te hará mal.