El sexo gay entre hombres heterosexuales es más común de lo que piensas

Un estudio publicado recientemente por el CDC reveló algo que no sorprenderá a nadie: la mayoría de los hombres y mujeres se identifican como heterosexuales y reportan sentir atracción sólo por personas del sexo opuesto.  Tampoco sorprende saber que la mayoría de la gente ha tenido o tiene relaciones sexuales con cierta frecuencia. Pero, escondido entre los resultados del estudio hay una cifra que llama la atención: 2.8% de los hombres que se autodenominan heterosexuales han tenido sexo con otros hombres.

El estudio también confirma algo que intuíamos todos: las mujeres son más flexibles en cuanto a sus preferencias sexuales. El 12.6% de las que se consideran heterosexuales ha tenido contacto sexual con alguien del mismo sexo. Pero, quizá la disparidad se deba a los detalles.

via GIPHY

Para las mujeres, el CDC define contacto sexual como sexo oral o "cualquier experiencia sexual" –no está claro si eso incluye besar a sus amigas en un bar para obtener tragos gratis. Pero, para los hombres la categoría de contacto sexual está limitada a sexo oral o sexo anal. Tomando en cuenta los datos, hay una posibilidad en 50 de que uno de tus amigos heterosexuales haya hecho algo, en algún punto, con otro hombre.

via GIPHY

Por supuesto, el estudio no hace más que reforzar la noción de que la sexualidad es algo complejo, maravilloso e increíblemente fluido. Muchas veces pretendemos categorizar a los demás o a nosotros mismos, pero los seres humanos simplemente no estamos construidos así. Aquí, casi 50 mil hombres se identifican como atraídos exclusivamente al sexo opuesto, sin embargo, un pequeño número de ellos aceptan haber experimentado con algo distinto.

via GIPHY

Claro que podrías asumir que algunos hombres gay que aún no han salido del closet forman parte de ese porcentaje, pero no hay forma de que ésa sea la única explicación. Algunas personas sólo quieren saber cómo vive la otra mitad, o quizá se quedaron atrapados en el momento o simplemente tienen curiosidad.Aunque esta información no hace diferencia en tu vida o en la mía, es extremadamente importante para los terapeutas y otros trabajadores sociales que tienen la hercúlea tarea de determinar qué califica –y qué no– como comportamiento sexual "normal".