El efecto de la circuncisión en tu vida sexual

¡Atención!

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Queen’s, el prepucio es significativamente más sensible al contacto ligero que los otros tres puntos del pene.

Para detectar el calor, el prepucio es más sensible que el glande, pero menos que el tronco. No hay una diferencia significativa para la sensibilidad al dolor y al dolor por calor, entre el prepucio y las demás partes del pene.

consecuenciasdelacircuncisinen59c76cd39ac57c35a7ef2754dc354083-9e2a1641931d227a81c4a02ba617855c.jpg

Esto significa que los científicos aún no están seguros cómo afecta la circuncisión al placer sexual.

Para la investigación, 62 voluntarios, la mitad de ellos circuncidados, permitieron que se realizaran pruebas de sensibilidad en cuatro diferentes puntos de sus penes: el glande, dos en el tronco y en el prepucio, en caso de que lo tuvieran.

Los investigadores buscaron cuatro tipo distintos de sensibilidad: contacto ligero, dolor, calor y dolor por quemadura.

Básicamente, usaron un pequeño filamento para tocar a los tipos, incrementaron la presión hasta que pudieran sentirlo y luego hasta que les doliera.

cq5damweb12801280-0763d1f69a9a0a58af312a89c9024e38.jpg

Para la sensibilidad relacionada con el calor, los investigadores tocaron a los sujetos con una barra que se calentaba hasta que pudieran sentir el calor y después hasta que les doliera.

“Algunas investigaciones sugieren que las otras tres pruebas, dolor, calor y dolor por calor, activan fibras nerviosas asociadas con el placer sexual”, indica. “Pero definitivamente es algo que tenemos que investigar más”.

Puede que reduzca sensibilidad en la cama. Puede que no. Puede que varíe según la persona, cualquier efecto potencial es “mínimo”.

Con esto no estamos diciendo que el sexo con prepucio sea igual que el sexo sin él.

circumcisedvsuncircumcisedpenis-53c5947860c934389a34e23fca51cd89.jpg

Algunos hombres no circundados aseguran que el prepucio se enrolla hacia delante y hacia atrás de la cabeza durante la masturbación y la penetración de tal manera que se siente bien. Esta es una sensación que hombres circundados nunca experimentarán.

En el libro Sex Made Easy, la doctora Debby Herbenick, escribe sobre su primera experiencia con un hombre sin circuncisión: “podía sentir su prepucio moviéndose en mis paredes vaginales durante el sexo.

Era una sensación nueva para mí y una maravillosa… Sentir su prepucio parece que facilitó sentir un orgasmo durante el sexo vaginal”.

Pero, un artículo de 2013 en el Journal of Sexual Medicine sugiere que el prepucio no hace la diferencia en tu vida sexual, concluyendo que la circuncisión no daña las funciones sexuales, sensaciones, satisfacción o placer.