¡Dímelo, Gomba! Siete ocasiones en las que dices “¡Acho pu~*[email protected]!”

Ha nacido un nuevo himno en la voz de Don Carmelo.

Porque a veces simplemente no estamos bien.

Estás de frente a la playa, más tira’o que los calzoncillos de Jay Fonseca en un cordel, sintiendo esa brisa con salitre, con la calma que da un barrigón ‘fili’, y a tu mente solo llegan unas palabras para liberar todo lo que guardas adentro: ¡acho pu~*[email protected]!

La banda Gomba Jahbari nos trae su nuevo sencillo, y aunque cuya letra nos habla del party y de que “si tú la quieres, negro, tienes que moverla” el público en menos de na’ adoptó el coro para describir las cosas que les molestan y que solo se arreglan con ese hermoso grito de guerra.

gifit1539192840596-1c5e30de34baf49ccda815c5760dd1bb.gif

Hoy vamos a decirte siete ocasiones en las que dices “acho pu~*[email protected]

7. Estás con la cuenta de banco más vacía que la lista de novios de Milly Cangiano. Vas por la carretera #22, y te dispones a pasar el AutoExpreso. No sabes cuánto te queda de balance, cierras los ojos al pasar suplicándole a Cristo que la luz salga amarilla… y suena la bocina que indica que no tienes balance. Sí, ese es el sonido de la clavá que te van a dar cuando te llegue la multa. ¡Acho pu~*[email protected]!

6. Estás en una entrevista de trabajo, con tu diploma bien lucío, esperando que llegue la persona de Recursos Humanos porque vas a darlo todo pa’ que te den el empleo. Mataste en la entrevista, la de Recursos Humanos está hasta enamorá de ti, olvídate, ya estás un pie adentro de la compañía… hasta que te dicen que empezando pagan el mínimo federal. ¡Acho pu~*[email protected]!

gifit1539192920467-7a4a64709232f9aef3ada54ec6a5bfbe.gif

5. Vas pa’ la playa con los panas, y aunque van a llegar en diferentes carros, quedaron en comprar las cervezas y los piscolabis. Llegas a la playa, ya los panas se habían ‘spoteao’, ya to’ el mundo anda casi esnú, pones las cervezas encima de la neverita… ¿y el hielo? Al morón de tu pana se le olvidaron las fucking bolsas de hielo, pero trajo unos vasitos plásticos que nadie le pidió. ¡Acho pu~*[email protected]!

4. Estás en la ATH y hay una fila de tres personas… todos viejos. Lo que se supone que sea una transacción de 5 minutos, se convierte en una longa de media hora porque los doños antes de sacar el dinero, tienen que sacar el papelito con la información de su cuenta, verificar que todo esté en orden (ellos estudian el maldito recibo) y luego toman la decisión de retirar 20 pesitos. Y ahí estás tú: en silencio, porque no puedes explotar contra unos tiernos viejitos. ¡Acho pu~*[email protected]!

gifit1539192984225-deb544e4a859a138330d5d4069e71620.gif

3. Llegó el día 15, cobraste y sientes una felicidad que no te cabe en el pecho. Como todo adulto responsable, sacas cálculo de tus deudas, y pones esa calculadora mental a trabajar. La sonrisa que tenías poco a poco se va transformando en una mueca. Finalmente, luego de cumplir con todas tus obligaciones, sacas los chavitos para darte tus gustitos, y es aquí cuando comprendes que solo te da para un six pack de cerveza… hasta la próxima quincena. ¡Acho pu~*[email protected]!

2. Tu pareja lleva días mansa. No ha peleado, está sonriente y todo está fabuloso. Es viernes, y hoy sabes que vas a beber con los del trabajo. Dos horas antes de terminar el turno, tu pareja te tira al WhatsApp y te enseña un screenshot de un like que le diste a una muchacha en bikini en junio de 2017. El mensaje solo dice “explícame esto”. Se cancelaron los planes con los panas… y vas de camino a tu casa a cenar arroz con trompa. ¡Acho pu~*[email protected]!

1. Que el flojo sin talento de Anuel DD tenga más chavos que Gomba Jahbari. ¡Acho pu~*[email protected]!