Cuando la operación pa' agrandarte el pene sale mal

Ya lo dice la canción: la vida no es color de rosa.

Las operaciones para engrandecerse el pene ha pasado por un boom de popularidad en años recientes. Pero cuando las cosas salen mal, las cosas salen bieeeen mal.

Un estudio reseñado en la página especializada Med News, pone bajo lupa los horripilantes efectos de 11 fracasos a la hora de alargarse el pene. Gangrena, deformidad, "acortamiento severo" e hinchazones masivas fueron algunos de los asquerosos resultados de procedimientos fracasados.

operacion

 

Investigadores de la Universidad de California en Irvine, siguieron 11 casos que confrontaron complicaciones durante la cirugía de engrandecimiento de pene, conocida como penoplastía. Este procedimiento se basa en inyectar una substancia en el tejido del pene para que el órgano engrandezca para motivos sexuales o de estética.

La edad promedio de los sujetos en el estudio fue de 47 años de edad. El más joven tenía 21 y el más viejo 77.

La mayoría de los pacientes fueron sometidos a inyecciones de silicon, mientras que uno se inyectó él mismo con salina, y dos otros se inyectaron grasa o alguna otra sustancia.

Cuatro de los pacientes – incluyendo el más joven en el estudio – realizaron el intento de engrandecimiento de pene ellos mismos. Pero, por morones, lo que recibieron fue deformidad, infección, gangrena, ulceración crónica, además de que a uno se le "sepultó" el pene. Muchos de los sujetos necesitaron cirugía.

Según los autores del estudio: "El engrandecimiento de pene casi siempre son promovidas y presentadas como seguras, con riesgos mínimos, y aún así hemos visto que…. los riesgos son significativos".

En un perturbante caso, un hombre de 48 años de edad recibió una inyección de gasa debajo de la piel de su pene, y sufrió "deformidad e hinchazón mayor en su pene".

Lee más de este estudio de la Universidad de California en Irvine, pulsando aquí.