Coronavirus: ¿Se pueden mezclar diferentes vacunas?

Si una vacuna es buena, ¿dos serían mejores?

Con las vacunaciones en curso en casi todo el mundo, pero también con algunas complicaciones en cuanto al suministro de vacunas, hay una pregunta entre muchos de nosotros, ¿qué pasa si recibimos dos vacunas diferentes?

Había una vez, varias vacunas

La pandemia por COVID-19 está a punto de cumplir un año, que ha sido muy difícil para todos, sin importar el país en que vivamos.

Afortunadamente la ciencia le ha seguido el paso al coronavirus y las vacunas que se empezaron a desarrollar hace meses ahora han pasado pruebas de eficacia y seguridad.

Tenemos ahora al menos 10 vacunas diferentes que están aprobadas para su uso, ya sea de forma completa o en autorización de emergencia y que ya se están aplicando en poblaciones amplias.

Cada una de esas vacunas tiene particularidades derivadas de la tecnología que se usó para elaborarlas: vectores virales, ARN mensajero, virus inactivados, pero al final, todas las que están aprobadas han mostrado su efectividad en una serie pruebas clínicas.

COVID-19 coronavirus cerebro

Esto no es el fin, es otro principio

Pensar que el simple hecho de haber desarrollado vacunas efectivas significa el fin total de la pandemia, es como pensar que no puede haber más en un cuento, después de decir: “y vivieron felices para siempre”.

Haber desarrollado las vacunas solo es el desenlace de una parte de la historia, pero como esto no es un cuento, sino la vida real, sigue algo más.

En este caso: las complicaciones logísticas y económicas de la producción de millones y millones (y millones) de dosis, para inmunizar a todo el mundo.

Las compañías farmacéuticas sin duda pueden organizar sus líneas de producción de forma muy eficiente, pero todas tendrán un límite de producción, y los países que quieren comprar vacunas tienen que esperar su turno para recibirlas.

Médicos de Oxford descartan el uso de azitromicina para el tratamiento del coronavirus.

La historia continuará

Las vacunas que se están aplicando masivamente en el mundo son dos de ARN mensajero: Pfizer-BioNTech y Moderna, así como las de adenovirus de Oxford-AstraZeneca y la Sputnik V.

Todas estas vacunas tienen en común que para lograr una máxima protección contra la infección se necesitan dos dosis, separadas por días o meses.

Esto nos puede llevar a preguntarnos: ¿qué pasaría si primero me aplican una dosis de una vacuna de Pfizer y luego una de AstraZeneca?

Hasta ahora la recomendación general de organismos de salud del mundo y médicos es que lo mejor sería no intentarlo, al menos hasta que no se tengan pruebas de que eso es eficaz y sobre todo seguro.

Tomando esto en cuenta, la Universidad de Oxford comenzará pruebas clínicas en las que se analizarán el uso combinado de las diferentes vacunas aprobadas.

Los resultados de estas pruebas podrían entonces abrir la posibilidad de contar con esquemas de inmunización flexibles: que permitan vacunarnos primero con una dosis de una vacuna y la segunda dosis de otra.

Ojalá esta parte de la historia también tuviera un final feliz, pero mientras conocemos el desenlace, lo mejor será que las dos dosis que recibamos, sean de la misma vacuna.