Cinco lugares que el hombre no ha conquistado

tamce1bb91cbc3adchc491e1bb99ngvietnam-0676c137df799753068194a0bd37317e.jpg

Hoy en día basta con dar un viajecito por Google Maps para ver cualquier rincón del planeta. Pero, aunque ya contamos con mapas en alta resolución de Marte o la Luna, hay lugares de nuestro mundo que permanecen inexplorados o casi inexplorados. Esta es una pequeña selección de los espacios más remotos de la Tierra.

Valle del Javari, Brasil

[wonderplugin_gallery id="27″]

Esta región del Brasil es donde se ubica una de las últimas 14 tribus aisladas de la Amazonia. Se trata de un verdadero misterio para la antropología y las ciencias sociales. Las poblaciones indígenas del Brasil viven aisladas del gobierno y su territorio está protegido por la ley federal.

Gruta de Sơn Đoòng, Vietnam

[wonderplugin_gallery id="28″]

Es la caverna más grande del planeta, tiene su propio río interior, ¡y hasta su propia selva! Fue explorada por primera vez en 2009, por lo tanto se prevé que encierra una enorme biodiversidad aún desconocida.

República de Sajá, Rusia

[wonderplugin_gallery id="29″]

La República de Saja ocupa un quinto del territorio de Rusia, aproximadamente la misma extensión de la India. Casi todo el territorio se encuentra por encima del Circulo Polar Ártico por lo tanto su clima es uno de los más hostiles del planeta. Esto lo hace uno de los 5 territorios menos explorados del planeta.

Kamchatka, Rusia

[wonderplugin_gallery id="30″]

La Península de Kamchatka es el punto más oriental de Rusia y es el lugar con mayor actividad volcánica del planeta. Tiene más de 300 volcanes y uno de ellos se encuentra en erupción permanente desde 1996. Es el hogar de la mayor parte de las especies de salmón, y donde se encuentra la mayor parte de los osos pardos del mundo. Aún así, permanece como uno de los lugares menos conocidos y explorados del planeta debido a las fuertes restricciones militares que impuso el gobierno de la Unión Soviética hasta 1991.

Tristán de Acuña

[wonderplugin_gallery id="31″]

Esta isla no está inexplorada, pero sí muy aislada. Para llegar hacen falta 6 días de viaje por mar desde Sudáfrica o Namibia. Y hay que reservar con mucha antelación, ya que solo salen unos 10 barcos al año. Así es Tristán de Acuña, una isla de 200 km2 aislada en las aguas del Atlántico.