Científicos usan átomo extinto para identificar origen de nuestro sistema solar

Expresan que finalmente se revelaron secretos que estuvieron mucho tiempo guardados.

Con el paso de los años hay una pregunta que ningún científico es capaz de contestar con precisión. ¿Cómo y cuando se originó nuestro sistema solar? Hay teorías y algunas estimaciones. Sin embargo, conocer el evento preciso, es todavía esquivo para la astronomía.

Pero hay estudios que se acercan mucho y este que realizaron científicos del instituto ETH de Zúrich afirma tener la fórmula para determinar el evento con mucha más precisión. Sostienen en su portal que a través de un átomo de niobio-92 extinto fueron capaces de fechar eventos en el sistema solar temprano.

El aspecto que resaltan de su investigación es que encontraron la fórmula para una mayor precisión. Por supuesto, se comparan con anteriores y similares estudios. El trabajo que realizaron afirma con precisión que el origen del Sol fue gracias a una supernova.

El átomo extinto del sistema solar

Hay un átomo en especial que identifican como el niobio-92, ya extinto. Explican que este elemento tiene un promedio de vida breve, relativamente, de unos 37 millones de años. Asimismo, detallan que su desaparición se dio poco después de la formación del sistema solar.

¿Cómo lo estudian si está extinto? se preguntarán muchos. La explicación de los expertos del ETH dice que hay un isótopo hijo estable que identifican como circonio-92. Este mismo es la prueba de que el extinto existió en algún momento.

Niobio92

 

Entonces usan este elemento como una especie de cronómetro, con la intención de fechar eventos del sistema solar temprano. En consecuencia, buscan su presencia aplicando un truco de recuperación de minerales inusuales. La búsqueda va sobre dos elementos que se llaman circón y rutilo. Ambos pertenecen a meteoritos que eran fragmentos del protoplaneta Vesta.

Finalmente los científicos explican que las supernovas liberan grandes cantidades de niobio-92. Por lo tanto, calcularon cuán abundante pudo ser en el inicio del sistema solar.

Es una herramienta poderosa para proporcionar edades precisas para la formación y desarrollo de asteroides y planetas. Asimismo, eventos que ocurrieron en las primeras decenas de millones de años después de la formación del sistema solar", dice Maria Schönbächler, profesora de la Instituto de Geoquímica y Petrología de ETH Zurich, quien dirigió el estudio