Así fue el viaje al espacio del magnate Jeff Bezos, en el que experimentó la ingravitez

En un viaje que duró cerca de 11 minutos, el empresario y fundador de Amazon llegó al espacio y pudo ver la redondez de la Tierra

¿A quién no le gusta viajar? La gran mayoría de las personas sueñan con emprender unas ricas vacaciones en un lugar lejano, desestresarse y alejarse de la rutina diaria.

Entre más lejos se vaya, más emoción y adrenalina sienten los viajeros.

Ahora, imaginen ir al espacio y ver la circunferencia de la Tierra.

Jeff Bezos viaja al espacio y experimenta la ingravitez

Eso, sin duda, es el padre de los viajes, el cual realizó Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo.

El empresario estadounidense despegó de una base en el oeste de Texas a bordo del cohete New Shepard.

En su viaje logró superar los 106 kilómetros de altura, para después emprender la vuelta a la Tierra, en un trayecto que duró cerca de 11 minutos.

Dentro de la nave, que fue fabricada por Blue Origin, la compañía aeroespacial creada por Bezos hace 21 años, el fundador de Amazon viajó con tres personas más: su hermano Marck, la veterana piloto Wally Funk, de 82 años, y Oliver Daemen, un estudiante holandés de 18 años e hijo de un multimillonario.

Durante el trayecto, la cápsula en la que viajaron los pasajeros se separó del cohete propulsor, una vez que alcanzaron los 76 kilómetros de altura. Después, continuaron el recorrido por su cuenta en una distancia de 30 kilómetros hasta que pudieron experimentar la ingravitez por unos minutos.

Una vez que terminó el viaje, que comenzó con un retraso de poco más de 10 minutos por ajustes técnicos, la cápsula con los cuatro tripulantes aterrizó sin contratiempos en un paisaje desértico cerca del sitio de lanzamiento, en las inmediaciones del pequeño poblado texano de Van Horn; en ese mismo sitio llegó momentos antes el cohete propulsor del New Shepard.

“Es el mejor día de mi vida”, dijo Bezos, dentro de la cápsula, una vez que tocó tierra.

Branson y Musk, otros interesados en viajes al espacio

A diferencia del trayecto que hizo hace algunas semanas el multimillonario Richard Branson, en el viaje de Bezos y sus acompañantes se superó la línea imaginaria de Karman, situada a 99.7 kilómetros de la Tierra. Algunos especialistas la consideran como la división entre la atmósfera terrestre y el espacio exterior.

Así, Bezos se convierte en otro multimillonario que se erige como pionero del turismo más allá del planeta, luego de que Branson lo hiciera a sus 70 años en un avión fabricado por su compañía Virgin Galactic.

Mientras que Elon Musk, fundador del fabricante de autos eléctricos Tesla y SpaceX, la firma contratista de la NASA, ya ha enviado astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI). Para fines de este año planea hacer el primer viaje tripulado con fondos privados al espacio.