A menos horas de sueño, mayor antojo por el junk food

Dormir poco hará que tus antojos por comida chatarra aumente, particularmente por aquellos animales altos en grasas sin importar si son dulces o salados, Según investigadores de la Universidad de Chicago.

giphy4-f909616298bb15d9062d4308f9b099ce.gif

Para llegar a esta conclusión, se realizó un estudio entre 14 voluntarios jóvenes y sanos, quienes al dormir poco, no pudieron resistirse a comer galletas, papas fritas, dulces y más. Por cada cuatro horas de sueño perdido harían falta unas 70 calorías más. Los jóvenes cayeron en la tentación de ese tipo de aperitivos a pesar de que solo dos horas antes habían ingerido una comida que cubría el 90% de sus necesidades calóricas diarias.

El estudio señala que los efectos de la falta de sueño en el apetito eran más poderosos a última hora de la tarde y primera de la noche, momentos en los que picar entre horas se ha vinculado con el aumento de peso.

giphy14-d499c3ec24398dadf7efe2129531a5c4.gif

"Descubrimos que la falta de sueño estimula una señal que puede aumentar el aspecto hedonista de la ingesta de alimento, el placer y la satisfacción a través de la comida", según dijo la endocrinóloga de la Universidad de Chicago Erin Hanlon, una de las autoras del estudio.

Cuando los voluntarios fueron privados de sueño, los niveles de endocabinnoides aumentaron más y durante más tiempo a lo largo de la noche. Durante ese periodo, los jóvenes dijeron tener más hambre y un deseo más fuerte de comer. Y al tener acceso a pequeños aperitivos comieron el doble y con más grasa que cuando pudieron dormir durante ocho horas.

giphy2-4dabfa64cb29c646b2c704dc4f71516e.gif

El aumento de los niveles de endocannabinoides circulantes "podría ser el mecanismo por el cual la restricción recurrente de sueño acaba en una ingesta excesiva de alimento, especialmente en forma de snacks a pesar de que el aumento en la necesidad de energía fuera mínimo". Los expertos consideran que cada hora extra de vigilia supone el uso de unas 17 calorías extra. Así, por cada cuatro horas de sueño perdido harían falta unas 70 calorías más. Sin embargo, los voluntarios llegaron a consumir hasta 300 calorías extras, lo que se reflejaría en unas libras más.