"Música de tortura", un thriller cinematográfico que te pondrá a leer

Fue transformado en un libro ilustrado

Edgardo Santiago fue secuestrado y torturado con música. Este incidente ficticio dispara la trama de Guiones para películas que no existen, Vol.1: Música de tortura, libro bilingüe de la autoría de Janice Mejías y Juanchi González, que se estrena como la segunda publicación de la editorial independiente puertorriqueña Antípoda.

Escrito en formato de guión, Música de tortura invita a una lectura que permite su visualización como una película. El libro cuenta con ilustraciones de algunas escenas y personajes principales, realizadas por el artista gráfico Josué “Nuno” Oquendo. Siguiendo la línea de los mejores thrillers de ciencia ficción y horror, entre sus páginas se intercalan la violencia, el humor y la venganza.

El libro fue impreso a mano por La Impresora, un taller de experimentación editorial y gráfica con sede en Isabela, Puerto Rico y está disponible en una edición limitada de 100 copias en antipoda.org.

La historia de Música de tortura se centra en el experimento científico sonoro del japonés Hirao Funagochi. El experimento –que inicialmente fue concebido como música terapéutica– cae en manos de un misterioso hombre que lo usa para torturar y enloquecer a sus víctimas secuestradas, como Edgardo Santiago. Pero Hirao Funagochi no está dispuesto a permitir que su obra maestra sea utilizada malévolamente.

Como parte de la experiencia del leer Música de tortura, el libro incluye la partitura musical del experimento en formato de póster, así como otras sorpresas. Aunque la historia que da base a la partitura es ficticia, la partitura en cuestión puede recrearse musicalmente en un sintetizador modular, gracias al trabajo del músico e ingeniero de sonido Fabián Wilkins. El libro también contiene un código que redirige a una página web, en la que puede verse la partitura y escucharse una interpretación de la pieza por el propio Wilkins. 

"Poder experimentar y tender al límite el formato del guion y las fronteras de los géneros literarios fue quizás la parte más divertida del proceso. Encontramos en Antípoda una casa, porque le dan espacio de publicación a creadores que de otra manera no lo hubiesen podido hacer, por hacer historias que no son normativas", expresó González.

Los autores Mejías (productora y editora) y González (director, editor y guionista) decidieron rescatar la idea durante la cuarentena, plasmarla en un guión que no han filmado y publicarlo a modo de una novela corta, estableciéndose en la línea editorial de Antípoda de literatura experimental. 

"Con este proyecto queremos sentar la base de un 'universo', publicando este primer volumen con la idea de seguir la serie de Guiones para películas que no existen, para que no solo nosotros, sino otros creadores tengan esa experiencia de darle otra vida a las ideas que usualmente se quedan engavetadas por los retos de producirlas", dijo Mejías. 

Previo a ser publicado en formato de libro, Música de tortura –en su formato de guion– recibió laureles de diversos festivales de cine, tales como Your Script Produced! Studios 2021 (Estados Unidos), 13Horror (Inglaterra), Moonrise (México) y Plot Point Awards (Estados Unidos).

 

La edición limitada de Música de tortura incluye además la versión en inglés de la misma historia –titulada Shock Chords dentro del mismo libro. Incluir la traducción es parte del esfuerzo de Antípoda de hacer llegar la literatura creada en Puerto Rico a otros públicos fuera de la isla.

La historia y formato de Música de tortura sigue la línea experimental que se propuso la editorial independiente cuando publicó su primer libro, Sobre un animal mue