Federales acusan hombre de alquilar botes ilegalmente en La Parguera

El dueño de "Pura Vida Boat Trips" estaría operando su negocio de ferry sin los permisos correspondientes

Captura de pantalla

Un Gran Jurado federal emitió hoy, viernes, una acusación formal de tres cargos contra Carlos Izquierdo Carrero por supuesta obstrucción a la justicia e  incumplimiento de las órdenes del Capitán del Puerto .

Los cargos se relacionan con un negocio de alquiler de embarcaciones que operaba Izquierdo Carrero en La Parguera en Lajas hacia la Bahía de Caracoles, sin los permisos correspondientes, según informó el fiscal federal, Stephen Muldrow.

“Desafortunadamente, Pura Vida Boat Trips no es la única compañía que opera ilegalmente en las playas y áreas turísticas de Puerto Rico”, dijo Muldrow en comunicación escrita. “Este enjuiciamiento debería servir como una advertencia para otros operadores de embarcaciones que no están cumpliendo con importantes regulaciones de seguridad y otras diseñadas para proteger a los ciudadanos y turistas locales”, añadió.

Según la acusación, el 28 de octubre de 2019, el personal del Departamento de Prevención de la Guardia Costera se comunicó con el propietario de Pura Vida Boat Trips, y le informó sobre los requisitos para obtener las licencias necesarias para operar comercialmente embarcaciones con pasajeros de alquiler.

Izquierdo Carrero utilizó varias embarcaciones como parte de Pura Vida Boat Trips, un negocio de carácter comercial, que incluía el Bertram, el Pura Vida y el Kaira.

Alrededor del 17 de abril de 2021, la Guardia Costera determinó que la operación del Bertram, el Pura Vida y el Kaira representaba una condición de navegación insegura y una amenaza ambiental significativa para el puerto y las vías navegables de los Estados Unidos dado que Izquierdo Carrero no cumplía con las leyes y regulaciones de licencias aplicables para operaciones charter comerciales.

En ese momento, el acusado recibió ordenes del Capitán del Puerto por sus tres embarcaciones y se le advirtió formalmente sobre su incumplimiento de los requisitos regulatorios.

A pesar de las advertencias, Izquierdo Carrero continuó operando comercialmente esas tres embarcaciones, entre otras.

La acusación también detalla que el 7 de mayo de este año, durante una operación encubierta, Izquierdo Carrero, ayudado e instigado por otros, operó viajes chárter comerciales desde La Parguera hasta la Bahía de Caracoles.

Además, Izquierdo Carrero obstruyó la inspección del Mirta Iris al instruir a agentes encubiertos de la Guardia Costera a mentir y tergiversar que eran amigos de Izquierdo Carrero y que no pagaban a los pasajeros chárter.

“Las operaciones ilegales de pasajeros representan una amenaza para la seguridad de la vida en el mar y el medio ambiente, quienes continúen con esta práctica pueden enfrentar fuertes multas y posibles enjuiciamientos”, dijo el capitán Gregory Magee, comandante del Sector San Juan.

De ser declarado culpable, el imputado enfrenta hasta 5 años de prisión por obstrucción a la justicia y hasta 6 años de prisión por incumplimiento de las órdenes del Capitán de Puerto, más la imposición de una multa y libertad supervisada.