Capítulo de Grey's Anatomy sobre un ataque sexual es basado en caso que marcó al #MeToo

El presunto violador del caso real había sido nominado por Donald Trump para ser juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos

ABC Grey's Anatomy

Un abuso sexual es un acto criminal. Como todo acto de éste tipo, deja fuertes consecuencias en sus víctimas. Y esta cruda temática, fue parte de uno de los capítulos más desgarradores de la serie Grey's Anatomy. El capítulo se llamó "Silent All These Years" (En silencio todos estos años). En el capítulo, emitido el año 2019, la doctora Jo Karev (Camilla Luddington) no sólo se enteraba que ella había nacido producto de una violación, sino que también atendió a una paciente víctima de un ataque sexual.

Abordando varias de las consecuencias que un ataque como éste puede dejar en las víctimas, el capítulo escrito por Elisabeth Finch aborda varios como el miedo, la vergüenza, el consentimiento, las consecuencias emocionales y familiares, la denuncia, la investigación y los juicios, entre otros. Y este crudo guión no es obra de la imaginación: fue un caso real.

La víctima en el capítulo

En el mundo de ficción, la víctima es Abby (Khalilah Joi), una mujer que llega al hospital con un corte en el rostro y varias heridas de golpes. La doctora Karev la recibe y rápidamente crean una fuerte lazo de confianza. Incluso, logró sacar entre líneas que se trabaja de un abuso. Pese a esa confianza, automática, no pudo convencerla de hablar con la policía. La víctima tenía temor a cómo los abogados defensores destruirían su reputación en el juicio.

¿Cómo avanzar después de una situación traumática? ¿Cómo convencerla de que el culpable debía pagar? Jo logra que Abby acepte someterse a una toma de muestras que podrían servir de evidencias para cuando quisiera entablar la denuncia.

abs

"Kit de violación"

La escena se convirtió en una gráfica descripción de cómo se administra el llamado “kit de violación”. Se mostró cada paso desde la toma de muestra de las secreciones, las mediciones de las heridas y las tomas de fotografías de la evidencia.

También mostraron cómo la víctima otorga el  consentimiento verbal ante la toma de cada una de las muestras. La escena, grabada con el máximo detalle, logró traspasar la angustia a través de la pantalla.

El caso real: la inspiración del episodio

En 1982 Christine Ford era una adolescente. Había asistido a la casa de una amiga en Bethesda, Maryland. Sólo tenía 15 años. “Había cuatro chicos que recuerdo que estaban allí: Brett Kavanaugh, Mark Judge, P.J. Smyth, y otro cuyo nombre no recuerdo (…) Cuando llegué a esa pequeña reunión, la gente estaba bebiendo cerveza en un pequeño living en el primer nivel de la casa. Bebí una cerveza ese día. Brett y Mark estaban visiblemente ebrios”, narró la víctima.

“Fui por las escaleras al otro piso para usar el baño. Cuando llegué al final de la escalera, fui empujada desde atrás a un dormitorio. No pude ver quién me empujó. Brett y Mark entraron en el cuarto y trabaron la puerta”, dijo.

“Había música en el cuarto, la que Brett y Mark pusieron a todo volumen después de que entramos. Fui empujada a la cama y Brett se lanzó arriba mío. Comenzó a manosearme todo el cuerpo y a frotar su cadera sobre mí. Grité tratando de que alguien me oyera abajo de la escalera, y traté de sacármelo de encima, pero era demasiado pesado”, relató. “Brett me tocó y trató de sacarme la ropa. Le costaba porque estaba muy borracho y porque yo tenía ropa interior de una pieza debajo de la ropa. Creí que iba a violarme”, aseveró.

"Traté de pedir ayuda"

“Traté de pedir ayuda, pero cuando lo hice, Brett me tapó la boca para que dejara de hacerlo. Esto fue lo que más me aterrorizó y tuvo el mayor impacto en mi vida posterior. Fue muy difícil para mí poder respirar, y pensé que Brett iba a matarme accidentalmente”, recordó.

“Mark alentaba a Brett, aunque a veces le decía que se detuviera. Un par de veces hice contacto visual con Mark y pensé que él podría ayudarme, pero no lo hizo. Mark trató de trepar a la cama un par de veces mientras Brett estaba sobre mí. La última vez que lo hizo, nos dimos vuelta y Brett ya no estaba sobre mí. Entonces pude zafarme y salir corriendo del cuarto”, dijo.

La joven se encerró en el baño de la habitación esperando que los hombres se fueran de la habitación para poder salir. “Corrí escaleras abajo, a través del living y me fui de la casa. Recuerdo estar luego en la calle y sentir un enorme alivio por haberme escapado de la casa y que Brett y Mark no me siguieran”, aseguró.

Según la mujer, el momento que no puede borrar de su memoria es “la risa de los dos, y cómo se divertían a costa mía. Se reían entre ellos. Estaba bajo uno de ellos mientras se reían. Dos buenos amigos divirtiéndose entre ellos”.

gety

Había sido nominado por Donald Trump como juez de la Corte Suprema

Hoy la víctima, Christine Ford, es profesora de psicología de la Universidad de Palo Alto e investigadora de la escuela de medicina de la Universidad de Stanford. Acusó en septiembre de 2018 a Kavanaugh de haberla atacado sexualmente mientras eran adolescentes en 1982, en Bethesda, Maryland.

Su historia fue revelada públicamente por el diario The Washington Post tras la nominación de Kavanaugh. Donald Trump lo postuló al cargo de Juez asociado de la Corte Suprema. Debido a la gravedad de la denuncia Ford debió de testificar durante una audiencia del Comité Judicial del Senado. Para revisar la nominación del hombre. La víctima tuvo que revelar cada detalle. Luego, más mujeres lo denunciaron. Algunas de forma anónima.

Tras denunciar, la vida de Ford cambió. Recibir amenazas de muerte, su mail fue hackeado y debió separarse temporalmente de su marido y sus dos hijos para protegerlos. Además de tener que contratar un equipo de seguridad.

El impacto en Grey’s Anatomy

La productora de la serie aseguró que sintió el relato de Ford “a través de todo mi cuerpo, como muchas mujeres también lo hicieron”. “Se levantó y dijo su verdad y muchos expertos cuestionaron si ella sabía de qué estaba hablando o si se podía creer en ella o si recordaba la cara de alguien quien la atacó hace años. Fue un momento poderoso poder ver todo eso”, aseguró. “Sentí que lo más dañino de eso fue que se les dijo a hombres y mujeres jóvenes de todas partes que el consentimiento es irrelevante”, agregó.

En ese momento le dijo a los escritores: “Tenemos que hacer algo al respecto e intentar hacer nuestra parte para explicar qué es el consentimiento y qué tan impactante es la violación y cómo puede dañar a la gente durante años, décadas y generaciones”, recordó.

¿Qué pasó con Kavanaugh?

Para el mes de septiembre de 2018, Kavanaugh tenía el menor índice de apoyo en las encuestas de todas las nominaciones a la Corte Suprema. Las denuncias se hicieron tras su nominación y antes de la votación. A pesar de todas las críticas, su nominación como juez asociado del Tribunal Supremo fue aprobada por el Senado. Esto ocurrió el 6 de octubre de 2018. La votación fue de 50 votos a favor y 48 en contra.

Actualmente se mantiene en el cargo. Tras asumir, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que “se ha demostrado” que el nuevo juez del Tribunal Supremo, Brett Kavanaugh, es “inocente” de los abusos sexuales de los que le acusaron al menos tres mujeres, a pesar de que no hay pruebas al respecto. “Se ha demostrado que usted, señor, es inocente”, declaró Trump durante una ceremonia en la Casa Blanca para festejar la investidura de Kavanaugh en octubre del 2018.

Trump también ordenó una investigación complementaria de antecedentes al FBI. Sin embargo, NBC News informó que varios testigos no fueron entrevistados por las autoridades debido a restricciones impuestas por la Casa Blanca. No se ha vuelto a saber del caso.

Esta polémica, levantó fuertemente en Estados Unidos el movimiento #MeToo. De hecho, el caso Ford-Kavanaugh es conocido como "la catarsis" del movimiento. En las últimas apariciones en prensa de Christine Ford se señala que no había podido recuperar su vida normal. Seguía recibiendo amenazas.