Yandel versus Tony Dize: un chisme viejo, pero bueno

Hablemos un poco de historia del reggaetón

Esta cuarentena ha estado bastante buena en el departamento de las entrevistas a los artistas. Todos con sus agendas trancás por culpa del fucking coronavirus, han decidido abrirles su corazón a diferentes entrevistadores como Chente Enid Ydrach, Rapetón y El Moluskein. Hace pocas horas el señor Molusco subió un video de una conversación que tuvo con “el más que usa autotune entona”, el capitán Yandel. En la entrevista en la que Llandel Veguilla narró sobre cómo era utilizado por Wisin para robarles los gallos a los vecinos, surgió un nombre que poco a poco se fue perdiendo en el género urbano: Antonio Feliciano Rivera, mejor conocido como Tony Dize. No voy a hablar de Tony aún, primero quiero que vean la parte en que “el Silent Bob” de “los extraterrestres” habló de su exempleado.

Si no te dio la gana de ver el video porque eres muy vago para darle play, Yandel narró la forma en cómo conoció a Tony, quien trabajaba en un Burger King, y que al verlo “la melodía de la calle” fue a donde él a decirle que cantaba. Yandel le da la oportunidad, Wisin y él lo firman, lo ponen alante dándole casa y carro, y Tony no apreciaba eso. Yandel fue más allá al decir que carecía de responsabilidad y que no tenía palabra, en otras palabras, lo llamó un charlatán… realmente esa palabra la puse yo para darle emoción a esta pelea de mongos. Tony, quien lleva en silencio desde se graduó de un doctorado en el amor, no pudo quedarse callado antes las palabras de quien fuera su mentor. Con 110 libras de cachetes por culpa del restaurante de comida china que Farruko le recomendó, el señor Dize se paró frente a su televisor de Rent Express a dar su versión de los hechos. Molesto y con muchas erres para disparar, Tony le dijo a Yandel que dejara de “rrroncarrr de jefe cuando él no le pagaba a sus empleados”; además, le dijo que no iba a las presentaciones porque WY Records tienen el mismo problema al emitir cheques. En una movida de manipulador de cafetín, Tony quiso usar la carta del Burger King como si Yandel la hubiese usado para humillarlo. Al revés, Yandel demostró humildad al decir que pudiendo firmar a alguien, todavía visitaba restaurantes de comida rápida para degustar su adorado Whopper doble con extra mayonesa. De hecho, el Burger King de Cayey tiene autotune en el servicarro para que cuando Yandel ordene, todos lo puedan entender.

Antonio continuó su diatriba diciendo que no fue en el BK que conoció a Yandel, sino en el estudio de DJ Wassi. Un envalentonado Tony no detuvo la embestida, y sin miedo a la calle, le dijo “no estés buscando baqueo por el otro la’o cuando aquel lo está buscando el FBI”. Fue en este momento que yo grité “¡aquí fue!” Como ustedes recuerdan, en el año 2010 hubo una negociación de WY Records con Pina Records, en el acuerdo ambas compañías intercambiarían artistas: Tony pasaba a Pina, y Yaviah, junto a dos tripletas de Falo, pasaban a WY. Parecía un acuerdo justo, pues aunque Tony tenía más posibilidades de crecer en el mercado comercial, Yaviah era el artista que siempre fue una promesa, y por un mal manejo se quedó en el gate. Lo que sucedió con Yaviah no es motivo de esta historia, de esos hablaremos en otro momento; ahora, sí podemos hacer una cronología de lo que sucedió con Tony.

En el 2003 Tony revienta con su participación en Blin Blin Volumen 1 y su canción “No pierdas tiempo” aparecía en los primeros temas. Déjenme explicarles algo: en aquel tiempo si eras un cantante novel y participabas en un disco de 18 canciones, la tuya posiblemente sería la número 18, con suerte la número 17. Al Tony ya ser parte de WY Records, vino apadrinado, así que la tuvo más fácil. Luego de eso zumba “Pégate y besame la boca” en el disco “Contra la corriente” de Noriega y el descontrol fue instantáneo. Las chicas de aquella época arrojaban su ropa interior por las ventanas del carro al escuchar este temazo. Tony poco a poco se iba posicionando con Lobo escribiendo a su lado. Incluso, Tony estuvo tan caliente en la brea que Héctor El Father hizo una canción con él llamada “Apriétala”. Cada vez que tiraba algo, lo pegaba; pero Tony era uno de esos cantantes que se toma su tiempo en lanzar un tema, o sea, era un vago que se ponía pa’l trabajo cada cuatro meses. Varias veces hicieron parties de WY Records y Tony -en juntilla con Lobo, ex de Gadiel- siempre llegaba tarde. Dos o tres canciones y se iba sin gloria dejando mucho que desear. No había duda: Antonio no era un profesional. Tenía todo el talento del mundo, estaba apadrinado, y aún así no podía llegar a la cima porque carecía de algo superior al talento: disciplina. Ya en el 2008 Tony hace un comeback y tira “Permítame” junto a Yandel, un tema que no era reggaetón, sino que usaba ritmos electrónicos de aquella época… sí, esos ritmos eran una porquería, y del 2008 al 2010 el género pasó por una temporada bien mala. A Tony no le fue mal con este tema, pero seguía engavetao. Nadie comprendía el porqué lo tenían guarda’o en WY Records, hasta que Yandel reveló la verdad.

Ya en Pina Records, Tony tiene su segunda oportunidad; y aunque muchos dudaron de que pudiera lograrlo, ya que Raphy Pina tiene fama de que te intercambia un plato de chuletas con arroz por una lata de corned beef, o sea, es un truquero. Muchos dijeron “lo van a volver a engavetar”, pero Pina llevó a Tony a otro nivel donde no lo puso Yandel. Premios, alfombras rojas, dinero y éxito… hasta que Tony volvió a sus andadas y comenzó a dejar pega’o a Pina, como hizo con WY. No solo eso, sino que se lo hizo dos veces, y hasta a tribunales llegaron. En aquel tiempo, Pina mantuvo el tema bastante callado: solo se limitó a tirar un tuit que decía que había un artista con un doctorado en mentiras, irresponsabilidad y profesionalismo. Después de eso, Tony perdió sus redes sociales y hasta ahí supimos de él.

Ahora solo sabemos de él por su Instagram donde sube tiernas fotos pasando trimmer en el patio de la casa, y al parecer sigue activo en la música tocando con una orquesta. Tony pudo ser una súper estrella del reggaetón… pero carecía de responsabilidad. Hasta Nicky pudo dejar las percos y reponerse, ¿podrá algún día Tony tener un comeback? De eso hablaremos en otra ocasión.