A Villafañe no le importa la enfangá que se dio su jefe Ricky y dice que va pa' lante

Se lavó la cara con lechuga y meao.

Dicen que cuando a uno le salen callos en las manos, uno se las orina y se acaba el dolor. William Villafañe parece haber aplicado esa milenaria técnica para darle la cara al país anunciando que correrá para senador por acumulación tras la enfangá de su jefe, el exgobernador Ricardo Rosselló.

En un mensaje digno de un estudio antropológico, Villafañe ofreció sus servicios al pueblo amparado en la importantísima cualidad de ser cristiano y haber dejado la pobreza en el pasado. El licenciado, que tembló durante los dos minutos con cuarenta segundos que duró la joya colgada en Facebook, aseguró, además, que su nueva misión responde al reclamo de muchos de ustedes, los puertorriqueños, y que es momento de parar la política monguita.

Es importante que usted sepa que Villafañe entiende que el puesto al que aspira debe ser ocupado por un patriota dispuesto a luchar por la igualdad "que solamente nos trae la estadidad".

Villafañe se cantó de misionero de causas justas y sin ambiciones materiales. Ya usted sabe, Willie va con todo, porque no fue suficiente ser secretario de la gobernación con Ricky ni secretario general del Partido Nuevo Progresista.

¡Lechuga, meao y aché pa' ti, tití!