VIDEO: Strip club en Portland atiende con servicarro durante pandemia

Mi amor, ¿cuánto sale el bonete-dance?... Mantienen abierto este importante taller de trabajo durante la pandemia.

Shon Boulden, dueño del Lucky Devil Lounge, en Portland, Oregon, dice que la idea para el nuevo servi-carro de su club surgió luego de conversar con una empresa promotora de eventos.

El empresario indicó que los empleados de esta compañía estaban sin trabajo debido al toque de queda, pero que estaban dispuestos a trabajar con el Lucky Devil Louge para crear una nueva experiencia en el estacionamiento del local. Boulden le dio cabeza – wink, wink – a la idea durante una semana.

portland strip

"No queríamos atraer la atención erróneamente", dijo. Según explicó, su club sigue al pie de la letra un estricto protocolo de seguridad desde que la noticia del brote surgió, y no quiere hacer nada que haga pensar lo contrario.

Luego de montar el muñeco de la idea, Boulden se aseguró que su logística mantuviese a las bailarinas a salvo y manteniendo su distanciamiento social.  El estacionamiento del club se transformó con carpas, tarimas, equipo de música y vallas de seguridad. Boulden invitó a varios amigos para que lo vieran. Instaló una GoPro arriba de su carro y pasó por el susodicho servi-carro. Cuando vio el pietaje, dijo, "era increíble".

"Es como pasar por una casa embrujada", dijo. "Hay luces, neblina y una bola gigante de discoteca", le dijo a The Oregonian.

Atención, dueños de puticlubs en PeErre, así trabaja esta vaina: los carros llegan y el DJ empieza a tocar una canción. Varias bailarinas – con guantes y mascarillas – bailan por la duración de la canción y luego la comida del consumidor es traída al carro. El club incluso le regala a sus clientes un rollo gratis de papel de baño, artículo que se encuentra en alta demanda durante esta pandemia.

"La gente se lo goza. Están contentos de ver a otros seres humanos y de tener la experiencia de un puticlub", dice Boulden, recordando que un grupo incluso viajó desde Seattle para experimentar el servi-carro, y, que al menos un cliente regular pasó tres veces durante una noche.

Chequea este reportaje de The Oregonian:

 

Mira también:

Inexplicable: Pornhub produce una película seria que no es pornográfica