Una plática con Bad Bunny sobre 'El Último Tour del Mundo'

El intérprete boricua Bad Bunny aseguró que su tercer disco dista mucho de los estilos musicales de sus anteriores producciones. Te incluimos el disco que salió esta madrugada.

Al igual que tú que lees ahora estas líneas, Benito Antonio Martínez Ocasio –conocido por la humanidad a la que sirve como Bad Bunny– sintió cómo de súbito el mundo se desvanecía por culpa de un virus.

Era inevitable no pensarlo: las redes sociales, los medios digitales, la radio y la televisión iban y aún van saturados de imágenes dantescas en hospitales, calles desoladas y una enfermedad que golpea cada rincón del planeta.

Justo antes de la pandemia, el 29 de febrero, salió su segundo disco YHLQMDLG al mercado que, por supuesto, destrozó las listas de ventas y audiencia, y se suponía que también partiera en mil cantos las pistas de baile del planeta, pues Benito estaba bien consciente que “eso era un disco de perreo”.

Claro, que entre estas dos “p”, la “p” de pandemia pudo más que la “p” de perreo.

¡Puñeta! Pero eso no es na’, “pasan las cosas por algo”, Bad Bunny lo sabe.

“Ese disco específicamente lo hice pa’ eso, pa’ la calle, pa’ que la gente salga a janguear, a vacilar, a pasarla bien. Y pues, como quiera van a tener tiempo. Cuando todo vuelva lo van a poder perrear igual”, señaló sobre el álbum que lo consolidó como un joven veterano del juego musical urbano en ruta a la conquista planetaria que entre anuncios de Cheetos y de Corona lentamente se consuma.

“Ese disco específicamente lo hice pa’ eso, pa’ la calle, pa’ que la gente salga a janguear, a vacilar, a pasarla bien. Y pues, como quiera van a tener tiempo. Cuando todo vuelva lo van a poder perrear igual”.

Pero si su segundo disco fue una ofrenda a los dioses y diosas del dembow, la producción que salió hoy no deja mucho espacio para evocar aquellas noches pre-Covid, de discotecas hacinadas y guayaera de hebilla, donde el exceso de ADN era señal de gozo.

Es que Bad Bunny despachó rápido su prerrogativa sobre el perreo pandémico; el conejo no pierde tiempo en musarañas. En esta nueva aventura melódica titulada El Último Tour del Mundo, el rapero y productor no sintió que había prisa pa’ complacer con un perreo más antes que se esfumara la existencia humana.

“El Último Tour del Mundo es como si estuviera adelantando mi tour del 2032 y el último tour lo estuviera adelantando ahora para el 2020 porque en verdad parece que el mundo se va a acabar”, dijo el artista en entrevista vía Zoom con Metro.

El disco –su tercera producción discográfica del 2020– cuenta con colaboraciones de artistas como Jhay Cortez –en el sencillo ‘Dakiti’– y ‘La Noche de Anoche’ con la intérprete y sensación española, Rosalía.

“Todo el mundo se queja: ‘Bad Bunny nos sigues dando perreo y no podemos salir a perrear’, pues ahora te doy un disco para escucharlo en tu cuarto o en tu casa, con una cerveza, con vino, con un fili… Pa’ escucharlo e irte en el viaje, disfrutarlo y con contenido diferente. Tiene muchos temas de desamor, pero también tiene temas que hablan de otras cosas”, añadió el artista, quien aseguró que el nuevo disco tiene mucha presencia de la guitarra y fusiones con el rock.

Para esta entrega, el Conejo auguró un protagonismo de la guitarra eléctrica y fusiones con el rock and roll, música alternativa, pop y punk.

El Último Tour del Mundo

Entre las canciones que destacó el intérprete vegabajeño, figura ‘Maldita Pobreza’, en la que narra la vida de una joven arrinconada en un empleo que en nada se asemeja a lo que estudió y que refleja los aprietos de miles de jóvenes puertorriqueños que se han visto forzados a estas circunstancias debido a la escasez de oportunidades laborales en el país.

“Es bien loco porque al principio empieza como un tema dedicado a una chica” y luego, indica el artista, la letra se lanza hacia la frustración que sienten muchos jóvenes “que estudian un montón de años y al final no pueden trabajar en lo que estudiaron, y pues….” pululan de un lado a otro “en la maldita pobreza”.

Entonces está ‘Yo Visto Así’, o al menos, así se le refirió Benito, entre risas, al tema en el que aborda “la historia de mi vida”.

“Siempre me han criticado por mi forma de vestir…Es un tema con mucha actitud y con alegría, pa’ toa’ esa gente que pues, sufre lo mismo que yo que la gente los critique por su manera de vestir pues tengan un tema con el que identificarse”, comentó el artista.

Para presentar El Último Tour del Mundo, Bad Bunny recurrió nuevamente a una de sus armas favoritas: la sorpresa.

“Siempre digo que lo lindo de ser artista es crear emociones y sentimientos en las personas y en los fanáticos que te siguen por algo… A veces ni duermo. Son las cinco de la mañana y todavía no he dormido en la cama pensando con qué voy a sorprender a la gente”, arguyó.

Y aunque reconoció la frustración de no poder vacilarse YHLQMDLG con sus panitas en ‘La Curvita’ y en ‘Cayure’ en su natal Vega Baja, “El Último Tour del Mundo es, sin duda, una profecía renovada de seguir insistiendo en las melodías con las que empezó en el barrio Almirante Sur desde sus 14 años, aunque el mundo esté a punto de caerse en cantos.

Mira la entrevista aquí: