Siempre es Lunes: Bebiendo con Vigoreaux

Esto fue épico.

Es muy difícil describir lo que pasó aquí, mejor que los cuatro atorrantes de Siempre es Lunes lo digan ellos mismitos:

"Gentuza, esto se acabó. Este debería ser el último episodio porque, ¿a dónde subimos después de esto? ¿Qué más queremos de la vida? Estuvimos jangueando con la leyenda Luisito Vigoreaux, hablando pestes del prójimo, haciéndole preguntas imprudentes de su vida, y dándole al hígado sin piedad. Es un milagro…", explican en la sinopsis de este bestial episodio.

GOCEN: