Retiran juguete que quería a los niños a dieta y se molestaba cuando abrían la nevera

Diet Piggy de la empresa Toys ‘R’ Us, dirigido a niños de 8 a 11 años, estaba diseñado para emitir un gruñido cada vez que alguien abriera el refrigerador

suministrada

Diet Piggy, es el juguete de la empresa Toys ‘R’ Us que causó gran polémica en redes sociales debido a la función que debía cumplir. Si bien muchos juguetes se crean con el objetivo de divertir a los niños, este estaba diseñado para emitir un gruñido cada vez que alguien abre el refrigerador. Esto provocó la indignación de miles de padres de familia preocupados por que se inculcara el hacer dieta a los niños, especialmente porque se sabe que los desórdenes alimenticios comienzan desde temprana edad.

Las redes protestan contra Diet Piggy y la empresa lo retira del mercado

La descripción del juguete decía: “Este cerdo acabará con las incursiones nocturnas al frigorífico. El regalo ideal para las personas con poca voluntad”. Este producto estaba etiquetado como un juguete para menores de 8 a 11 años de edad, lo que provocó el enojo de miles de personas.

Al darse a conocer el producto miles de personas hicieron pública su inconformidad con la empresa, pues se sabe que restringir la ingesta de alimentos desde temprana edad puede provocar desórdenes alimenticios en los niños, un problema que afecta la salud física y mental de las personas.

El sitio de maternidad Madresfera, se pronunció en contra del producto y a partir de su publicación, nutricionistas reconocidos como Julio Basulto y Miguel Ángel Lurueña se manifestaron por medio de redes sociales para pedir que se retire el juguete.

 

Julio Basulto hizo un video en el cual resaltó que los niños no son responsables de su alimentación, son los adultos. Argumentó que aunque un niño tenga obesidad no tiene que hacer dieta, además de que el tener sobrepeso no es cuestión de voluntad y el sugerirlo era insultante y una patada para la salud pública.

Por su parte Miguel Ángel Lurueña describió la creación de el juguete como “abominable”. Dijo que el hecho de que un producto pretenda hacer adelgazar a niños de 8 a 11 años debía ser irreal.

La marca respondió tras la polémica argumentando que el producto estaba mal etiquetado, pues estaba pensado para adultos y no para niños y debía estar en la sección de ‘Kidults’, su sección de adultos. Además dijo que habían decidido eliminarlo de inmediato. También agradeció a los usuarios por señalar su error en su web.

Como respuesta muchos comentaron que el hecho de que estuviera pensado para adultos no mejora las cosas, ya que la obesidad y los trastornos de conducta alimentaria no son un chiste y muchos adultos sufren por esta situación.