Reseña MovieRican: The Little Things

Aquí lo último del MovieRican

Es una experiencia muy extraña ver una película muy "ok" y tratar de hacerte creer que es una obra maestra moderna. Sí, está protagonizada por tres ganadores del Oscar. Sí, claramente ha sido elaborado por profesionales. Sí, está hecho por el tipo que escribió A Perfect World de Clint Eastwood y cuenta entre sus créditos como director The Blind Side, Saving Mr. Banks y The Founder. No, no es sorprendente. No, no es buena. Está simplemente "ok". Y ese es el crimen mayor para cualquier persona que vea The Little Things.

La película, establecida en los años 1990s, está protagonizada por Denzel Washington como Joe Deacon, cun alguacil adjunto en el condado de Kern, California, pero cinco años antes formó parte de un escuadrón de homicidios en Los Ángeles. Poco a poco, averiguamos qué salió mal de la boca de sus ex compañeros: “Obtuve una suspensión, un divorcio y un triple bypass, todo en seis meses. Colapso completo. Él es un accidente de tren andante". Una evidencia llevada a Los Ángeles por parte de Deacon coincide con el descubrimiento de una mujer muerta que parece ser la última víctima de un asesino que Deke estaba cazando cinco años antes, lo que llevó a Deke a unir fuerzas con el nuevo detective "hot shot" Jimmy Baxter (Rami Malek) actualmente en el caso. Juntos, se encuentran con el siniestro Albert Sparma (Jared Leto), un reparador de neveras mórbidamente curioso y espeluznantemente inteligente que parece disfrutar siendo el principal sospechoso de ser el psicópata asesino de la pareja.

Lo bueno

Washington, Malek, Leto: Es difícil hablar de la película y no de su elenco. Washington, como era de esperarse, fue genial ya que la inseguridad inicial del personaje da paso gradualmente a un feroz sentido de propósito que es incómodamente emocionante. Malek me tomó un tiempo para calentarme, pero una vez que lo hice, encontré su actuación cautelosamente cautivadora y lo suficientemente diferente a su actuación en Bohemian Rhapsody. Ambos actores logran una química dura y vivida que se forja en el fuego del caos inimaginable y desgarrador, Washington y Malek dan todo lo que tienen en cada paso del camino. En cuanto a Leto, esto es tan amarlo u odiarlo como la estrella de Dallas Buyers Club. Su trabajo escalofriantemente amanerado como Sparma va a molestar a mucha gente de la manera incorrecta, y aunque encontré que lo que estaba haciendo el actor era bastante excelente (al punto en que puedo señalar esta película y decir que Leto es un malditamente talentoso y que puede ser más que el Joker presentado en Suicide Squad), no puedo reprochar a nadie que termine sintiendo lo contrario. Todo lo que hizo Leto funcionó para mí, y está claro que el director/guionista John Lee Hancock le dio el margen para hacer suyas todas las peculiares cadencias vocales idiosincrásicas y los movimientos físicos desgarbados del personaje.

Pero si hay algo que he aprendido a través de todos estos años viendo películas es esto: las actuaciones pueden ayudar a una película a ser mejor de lo que es, pero no la puede salvar por completo.

denzel little things

Un Los Ángeles asqueroso: Todo el mundo piensa de Los Ángeles como un área 101% limpio con carros lujosos y estrellas en cada esquina. Sin embargo, Hollywood Boulevard se parece más a la Ave. De Diego en Río Piedras de lo que uno pensaría, además de su población sin hogar en constante crecimiento (esto no es en dicha ciudad solamente, pero en el estado entero por ciertas situaciones socioeconómicas). Pero parte de lo bueno de The Little Things es como capturan lo asqueroso de dicha ciudad tanto en términos visuales y auditivos. El diseño de producción de Michael Corenblith captura la sordidez de Los Ángeles de hace tres décadas, y la cinematografía de pantalla panorámica de John Schwartzman es hábil, incluso dada la oscuridad generalizada. La película avanza muy lentamente (de lo cual se habla más adelante), con el ritmo sombrío de Hancock instigado por la edición pausada de Robert Frazen, y la atmósfera fúnebre se ve acentuada por la partitura amenazante de Thomas Newman.

Lo malo

¿Qué sucede realmente en esta película?: A pesar del fantástico desarrollo de personajes y las profundas conexiones entre Baxter y Deacon, no sucede mucho. Los asesinatos ocurren fuera de escena y relegados a un segundo plano, por lo que si bien estos hombres tienen trabajos que hacer, no parece que lo estén haciendo mucho. Es una película muy habladora con niebla y escenas retrospectivas de los días de Deacon antes de su colapso. Estos flashbacks también se cuentan en fragmentos enloquecedores, por lo que al principio, piensas que tal vez haya matado a un manatí y por eso está deprimido (tal vez sea solo yo) pero es la silueta de una gran roca y un asesinato, pero toma casi 2 horas obtener la imagen completa. Vemos que este es un hombre torturado, continuamente destruido por acciones que no puede retractarse y, a pesar de todas sus habilidades innatas, demuestra que ya no tiene nada que ver con ser policía, y mucho menos con un arma. No creo que ese fuera el mensaje que Hancock quería transmitir. Tampoco creo que su mensaje sea que las mujeres existan para ser víctimas y/o personal de apoyo que de vez en cuando se acerque para limpiar tus desórdenes, pero cuando realmente te equivocas, se ponen manos a la obra y se marchan. Es triste porque hay actuaciones sólidas de mujeres que simpatizan con Deacon, desde el médico forense (Michael Hyatt) que le salvó el trasero hace esos años hasta la ex esposa (Judith Scott) que simplemente no pudo verlo destruir repetidamente su vida. Son notas al calce de este Los Ángeles oscuro impulsado por la testosterona, porque es un mundo de hombres. Está bien simplemente sacudir la cabeza y preguntarte "¿Qué acabo de ver?".

Cruise Control: Se7en fue un thriller de asesinos en serie que te mantiene adivinando con crecientes riesgos y sorpresas. También tiene una de las conclusiones más impactantes en el género del thriller criminal. The Little Things definitivamente no es Se7en. Hancock adopta un enfoque más cruise control que apunta a una conclusión menos sensacional o interesante que se pudo haber llegado media hora antes. Fácilmente podría haber sido una película de 90 minutos y se sintió mucho más eficaz simplemente al deshacerse de escenas que, en última instancia, no son mucho.

Después de 127 minutos de ver a hombres empujarse unos a otros a través de una cerca de procedimientos, hablar de policías y registros sin orden judicial, querrás marcharte de The Little Things sintiéndote como si hubieras visto algo increíble con actores del calibre de un Oscar. En cambio, es posible que se encuentre parado en su cocina, parpadeando hacia la luz demasiado brillante de su refrigerador, preguntándose cómo llegó la cerveza allí, porque la película ciertamente no lo dijo. Con Washington, Malek y Leto en los papeles principales, una película solo puede ser tan mala, pero Las pequeñas cosas ofrece poco a cambio para los espectadores que esperan más que un trío de artistas poderosos.

Mira más del Movie Rican aquí