RESEÑA: Lo bueno, lo malo y lo feo de Justice League Snyder's Cut

Esto es lo que tienes que saber. El Movierican disc-jockea en los platos cibernéticos.

Justice League del 2017 siempre ha sido recordada como una especie de monstruo de Frankestein. La película se produjo después del relativo éxito financiero pero el fracaso crítico de ambas Batman v. Superman y Suicide Squad, las alturas y la buena voluntad generada por la primera entraga de Wonder Woman y una industria que favorece a los personajes más humanos del Marvel Cinematic Universe.

Con todas esas variables, junto con una situación trágica que ocurrió dentro de la familia del director Zack Snyder, es comprensible por qué Warner Bros contrató a Joss Whedon para volver a filmar escenas dentro del corte original de la película que para ellos no funcionaban, ya que esencialmente creó el tono que muchas películas de Marvel han seguido después de su primera película de Avengers (hasta el día de hoy, mi favorita dentro de esa franquicia). Desafortunadamente, no salió según lo planeado.

Cuando estrenó esa versión, muchos fanáticos como críticos maldijeron el producto final sin fin, considerando que eran dos visiones de dos directores muy diferentes chocando durante dos horas. Y aunque me gusta la versión teatral (es una experiencia bastante "easy-going" en comparación con Man of Steel y Suicide Squad), entiendo por qué muchos se enojaron y le reclamaron al estudio que lanzara el entonces mítico "Snyder Cut", algo que yo creía que no existía en su finalización. Bueno, levanto la mano y digo que estaba equivocado: no solo hay una versión completa de La Liga de la Justicia de Zack Snyder, también es una película que está súper dura.

Al igual que la versión teatral, Superman (Henry Cavill) ha perecido y el mundo está en peligro. Aún atormentado por las visiones de un futuro apocalíptico, Bruce Wayne/Batman (Ben Affleck) continúa buscando metahumans que lo ayuden a proteger el planeta. Con la ayuda de Diana Prince/Wonder Woman (Gal Gadot), estos reclutan a un velocista llamado Barry Allen/The Flash (Ezra Miller), un hombre acuático llamado Arthur Curry/Aquaman (Jason Mamoa) y un cibernéticamente mejorado Victor Stone/Cyborg (Ray Fisher) para formar la última defensa de los ciudadanos del mundo. Desafortunadamente, las visiones de Bruce comienzan a hacerse realidad con la llegada de Steppenwolf (Ciarán Hinds), una fuerza extraterrestre que busca tres dispositivos ocultos con la esperanza de remodelar el mundo en su imagen. Con la llegada del alienígena y sus secuaces, estos deben salir de las sombras para formar una alianza y dar paso a una nueva era de héroes.

Lo bueno

De la cenizas, renacer: Como mencioné anteriormente, yo no pensaba que esta versión existía en su forma completa, ya que siempre había entendido que era solo una versión de montaje/"assembly cut": una película cosida sin música, efectos especiales, edición, reproducción de color y mezcla/edición de sonido que usualmente se presenta a las cabezas del estudio para que den sus notas (algo totalmente normal en la industria porque ellos ponen los chavos).

En términos más simples, lo comparé con preparar una paella: Warner tenía todos los ingredientes, especias, sartén, pala y cocineros, simplemente nunca lo cocinaron para servirlo a través del camarero y llevarlo al consumidor al lanzar la otra versión. Al ver que ya me había gustado la versión original por lo que era, hice las paces con la ecuación de paella. Escribir esta reseña no es fácil considerando que técnicamente soy yo (y muchos otros críticos) jugando a "Monday Night quaterback" y teniendo una noción revisionista sobre "si esta versión debería haber sido la que se lanzó en lugar de la otra".

Con todo esto dicho, sí, esta es la mejor versión en muchos sentidos. Aunque la película tiene exactamente la misma historia que la versión teatral (no esperes versiones súper diferentes), se siente como una visión mucho más cohesiva proveniente de una sola persona (Snyder) y su guionista (Chris Terrio). Las escenas se expanden, las escenas de acción se sienten mucho más fluidas, los chistes no se sienten fuera de lugar (ejemplo, Flash cayendo encima del busto de Wonder Woman o diciendo "Dostoievski"). En fin, tiene mucho más sentido en general. ¿Que sí siente abrumadora a veces? Sí, son cuatro horas (hablaremos de eso un poco más adelante en esta reseña), pero le da a la película algo de espacio para respirar, a diferencia de la versión teatral donde sabes que hay cosas que se han cortado porque el diálogo, decisiones tomadas y donde los personajes aparecen de una escena a otra se siente incompleta. La película definitivamente se siente como un fénix, renacido de las cenizas que muchos habían creído fueron arrastradas por el viento.

Zack Snyder

Hay que dar crédito a quien merece el crédito, Snyder sabe cómo dirigir un espectáculo. Una vez más, esta es claramente su visión de lo que él creía que era la mejor versión de sus criaturas divinas uniéndose contra un enemigo común para defender el mundo. ¿Convertirá esta película a la gente a la que no le gusten sus películas? Probablemente no, ya que, como es habitual en las películas de Snyder, el público puede esperar gran parte de su característica cámara lenta durante las escenas de acción, colores apagados, uso de imágenes mesiánicas y exceso de relleno.

Sin embargo, esta película valida todos los problemas y quejas que surgieron sobre cómo el estudio había tratado a su director mientras realizaba la película. El exceso de relleno en realidad agrega más tiempo para configurar el estado de ánimo y la tensión a lo largo de la película, especialmente porque hace que todo lo que sucede en el tercer acto realmente se sienta ganado.

Pero lo que es más importante, le da a la audiencia algo de tiempo adicional con cada uno de los héroes y sus problemas personales que tienen que enfrentar (Batman luchando por perdonarse a sí mismo por sus acciones en BvS, la lucha de razas y el entendimiento entre la amazónica Diana y el atlante Arthur, Flash buscando la aprobación de su padre encarcelado, Cyborg aceptando su destino y Superman completando las visiones de su padre biológico y adoptivo). Eso, junto con un mensaje de esperanza y unidad entre nuestros semejantes, es lo que Zack Snyder trajo a la mesa en este versión.

El elenco

Lo mejor de ambas versiones es ver a estos superhéroes juntarse como equipo y ver las personalidades chocar para crear tensión entre ellos. Los veteranos de este universo hasta ese momento (Ben Affleck y Gal Gadot) siguen comiéndosela como Batman (sin alternar entre la melancolía y hacer bromas como en la versión original) y Wonder Woman (siendo mucho más activa en esta película que en su propia secuela), pero los nuevos le añaden a la dinámica.

Barry Allen/the Flash (Ezra Miller) recibe una presentación mejor y más inteligente, pero sigue funcionando como el avatar de la audiencia dentro del mundo de los metahumanos y la válvula de escape para la tensión con su humor (y sí, esta película todavía cuenta con chistes. Aquaman de Jason Momoa le presenta a la película sus preguntas éticas en cuanto a si se deben unir en un mundo dividido en facciones. El Kal-El de Henry Cavill, así como su conjunto de personajes secundarios (Lois Lane de Amy Adams y Ma Kent de Diane Lane) regresan para completar sus respectivas historias presentadas tanto en Man of Steel como en Batman v Superman.

Incluso Ciarán Hinds es 101% más amenazante como Steppenwolf, quien, afortunadamente, no parece un personaje de PlayStation 2 con un complejo de Edipo y que cuenta con una historia de fondo real. Pero si hay alguien que realmente se benefició de tener una gran expansión de su personaje, historia de fondo, dilemas y ejecución, ese es el Cyborg de Ray Fisher. Además de cómo ha informado haber sido tratado tanto por el director/guionista sustituto como por el director de DC, es fácil ver por qué ha sido tan franco en sus cuentas de redes sociales durante los últimos años, ya que esta podría haber sido la transición necesaria de ser un actor en Broadway a una floreciente carrera en Hollywood.

Su Victor Stone, una ex estrella del fútbol universitario que recibió una actualización cibernética después de un accidente automovilístico, así como su relación separada con su padre, se borró por completo de la versión original, en gran medida en detrimento de ella en retrospectiva. Probablemente sea lo más destacado de la película. Con todo, el elenco demuestra por qué ELLOS fueron los elegidos para interpretar a estos personajes y ejecutar esta historia como se contó originalmente.

La banda sonora: Atrás quedó la partitura musical original y reverente de Danny Elfman (que no me molestó, ya que funcionaba como "Easter Eggs" si realmente le prestabas mucha atención). Mientras tanto, la partitura de Junkie XL encaja como anillo al dedo con el tono general de la película de Snyder. Es mucho más fuerte, poderoso y de hecho fluye mejor con la historia que se cuenta. No es necesariamente un "bop" de partitura musical, pero impacta cada vez que se reproduce en la película.

Lo malo

¿Debió haber sido cuatro horas de duración?: Como sabíamos al entrar, son cuatro horas y eso es mucho tiempo para invertir. Me desperté a las 2:30 am para ver esta película en su totalidad con 28 onzas de café llenándome de energía para seguir con el resto de mi día. Entendiendo que la película está dividida en seis capítulos más un epílogo, me hubiera gustado que esta película estuviera dividida en una miniserie, de la misma manera que hemos consumido WandaVision y The Mandalorian.

Hubiera funcionado de forma bipartita: Warner Bros habría hecho que la gente hablara de ella al generar anticipación semana a semana y agregar más suscriptores a HBO Max, así como también le habría dado a la audiencia algo de tiempo adicional para respirar, orinar, buscar monchis adicionales, etc. Supongo que esa puede haber sido la razón por la que se presentaron como uno con capítulos dentro para que la gente pueda hacer una pausa y continuar cuando lo desee. Simplemente me hubiera gustado la opción de verlo como episodios en lugar de una película ya que existe una versión teatral.

"Aspect ratio"

En lugar del uso común de la relación de aspecto actual de 16: 9, que es lo que muchas personas usan tanto para sus televisores como para sus computadoras, Snyder retrocede un poco en el tiempo al usar la relación de aspecto 4: 3 que se siente muy cuadrada. Es un poco extraño y me tomó un tiempo acostumbrarme a ver una película de 4 horas. Y aunque el encuadre ya no es estrecho, solucionando algunos de los problemas con las escenas de acción en la versión anterior, no puedo evitar preguntarme cómo algunas personas podrían reaccionar ante esto al ver la película en su computadora en lugar de la televisión donde todo parece/se siente más grande.

Lo feo

Los últimos diez minutos: Una vez más, el exceso de relleno es tanto una bendición como una maldición en una producción de Zack Snyder, y esta versión de La Liga de la Justicia no es una excepción. Esto se vuelve particularmente evidente en los últimos diez minutos cuando la película muestra un síndrome de Lord of the Rings: The Return of the King, que termina cuatro veces de maneras que no tienen sentido. Esas escenas adicionales, aunque están bien interpretadas y unen a algunos personajes, se sienten fuera de lugar por cuatro razones principales:

1. La película ya había terminado perfectamente.

2. No se mezclan bien entre sí ya que tienen tonos muy dispares entre sí en conjunto con el resto de la película.

3. Las escenas se grabaron claramente hace un par de meses considerando que hay un personaje en particular que acaba de reducir su masa corporal en comparación con su apariencia en el resto de la película.

4. Todas parecen "after-credits" de películas que, desafortunadamente, probablemente no sucederán.

Entendiendo que esto es lo que alguna vez fue la visión de Snyder para las futuras películas de DC, pero no te mentiría cuando digo que estos minutos adicionales se sienten como si Snyder se acariciara a sí mismo y preparara el mundo para una decepción adicional cuando estas promesas no suceden o un golpe de genio por su parte. tener fans clamando por más. De cualquier manera, es Snyder quien se satisface a sí mismo en esa cantidad de tiempo.

Para citar la película de 1931 mencionada al comienzo de esta reseña, mi reacción cuando terminó esta versión fue "¡Está viva! ¡ESTÁ VIVA!". Esta versión de Liga de la Justicia no solo resurge de las cenizas, también renace de manera mejorada. Nunca se sintió como lo que yo considero la versión precalentada de la película; ahora es la paella finalmente cocinada como chef quería que fuese consumida. Aunque desde un punto de vista externo sí trae ciertas pregunta de cuánto control tienen los fanáticos sobre los estudios en cuanto a sus proyectos además de los resultados de taquilla, este es un triunfo para todos los involucrados: para Snyder, para Warner Bros, para HBO Max, para el público y para Autumn.

Rating: B+

Para más gozo cinematográfico, sigue al MovieRican: