Reseña de Eternals: La ambición pasa factura

Lee la reseña de El Movierican

Marvel Studios es propenso a tomar enormes riesgos en los directores indies para dirigir sus películas de gran presupuesto, particularmente en los últimos siete años. Si bien todos siguen lo que algunas personas llaman "la fórmula Marvel" en términos de hacia dónde tienen que llevar la historia y sus personajes, estos tienen visiones distintas sobre cómo contar la historia tanto en el frente como detrás de las cámaras. Por ejemplo, puede decir que la visión de James Gunn para Guardians of the Galaxy no se ve y/o se siente como el Thor: Ragnarok de Taika Waititi, o Black Panther de Ryan Coogler, o Doctor Strange de Scott Derrickson, y por ahí sigue la lista. Ahora Marvel tiene a la ganadora más reciente del Óscar por Mejor Directora y Mejor Película para Nomadland en Chloe Zhao dirigiendo su nueva película, Eternals, que tiene un presupuesto de más de $200 millones a su disposición, mucho más que todos los presupuestos de sus películas pasadas combinadas. Lo que obtenemos como audiencia es algo increíblemente ambicioso, singular en visión… y lento. Bien, bien lento.

El equipo titular, dirigido por Ajak (Salma Hayek), es una antigua raza de humanoides creados por los Celestials para defender a la humanidad de los Deviants, pero no pueden interferir con los progresos o conflictos de la raza humana. Después de milenias de batallas contra los desviados que llevaron a su extinción, el grupo se disolvió. Pero ahora el equipo, compuesto por Sersei (Gemma Chan), Ikaris (Richard Madden), Druig (Barry Keoghan), Sprite (Lia McHugh), Phastos (Brian Tyree Henry), Gilgamesh (Don Lee), Kingo (Kumail Nanjiani) y Thena (Angelina Jolie), deben unir sus fuerzas nuevamente después de que sucede algo que desencadenó un evento llamado "The Emergence".

Lo bueno

Chloe Zhao, la humanista: Como se mencionó anteriormente, uno de los aspectos más interesantes de la película es que Zhao dirige una película de gran presupuesto. Sus grandes películas independientes en The Rider y la antes mencionada Nomadland personifican el humanismo mientras explora las relaciones humanas dentro de un mundo muy natural. El uso muy limitado de los escenarios dentro de un estudio, el uso de la luz natural y las interpretaciones sensibles tienden a ser los principales impulsores de sus películas. Entonces, ¿qué sucede cuando tomas a una directora independiente con un estilo de realización cinematográfico característico y la lanzas a la máquina bien engrasada llamada Marvel Cinematic Universe? Obtienes una película que definitivamente se distingue de cualquier otra cosa que Marvel haya hecho hasta ahora, no solo en la forma en que se filma la película, sino también en los personajes y sus interacciones/relaciones entre sí. Como directora y coguionista (la película también fue escrita por Patrick Burleigh, Ryan Firpo y Kaz Firpo), la forma en que se presentan los personajes es intensificada porque muchos de nosotros en la audiencia no tenemos absolutamente ninguna relación con ellos. A cada uno de ellos se les permite tener defectos, pero no en la forma de Tony Stark de "mi cerebro es mi superpoder, así que mi mayor defecto también es que soy un hp porque sé lo que es correcto para defender el planeta y soy más inteligente que todos los demás". A medida que avanza la película, cada uno de los Eternals revela que han tomado decisiones pobres a lo largo del tiempo que han estado en la Tierra. Y, de igual manera, entendemos el por qué hicieron estas cosas o el por qué sienten lo que sienten. Este es el toque de un director con una visión humanista: en un mundo donde está en juego el destino del mundo, llevarlo a un nivel humano definitivamente ayuda a comprender la película.

Los Eternals y lo que representan: Presentar un personaje, sus personajes secundarios y su mundo por primera vez no es tarea fácil. Así que imagina tener que presentar diez al mismo tiempo. Definitivamente es una tarea ardua para cualquier producción hacerlo y darles el tiempo necesario para desarrollarlos (más sobre esto más adelante), pero no es algo que Marvel no haya hecho antes con sus películas de Avengers y Guardians of the Galaxy. Definitivamente ayuda cuando todo el elenco está al 100% en los roles que están interpretando, desde las actrices más establecidas en Jolie y Hayek, hasta actores prometedores en Madden y Chan al igual que los que tienen papeles más pequeños como Kit Harrington como Dane Whitman (un personaje que al parecer será de suma importancia a medida que las películas se sigan acumulando). Pero incluso yendo más allá, la diversificación del elenco también es algo que realmente destaca. No se trata solo de personas blancas que corren con la ropa interior encima de los pantalones disparando rayos láser por los ojos. Desde la raza y el género hasta la orientación sexual y necesidades especiales, esta película rompe las nociones preconcebidas de lo que normalmente se muestra en este tipo de películas. Solo usando a Jolie y Hayek como ejemplo: tener a las dos actrices cercanas o mayores de 50 años como dos de los héroes principales es lo suficientemente innovador en este género. Pero tener esto y expandirlo a otros problemas sociales es trascendental. Es un grupo de personajes que representan a la humanidad de formas tan variadas y ese tipo de representación solo puede verse como algo bueno.

Lo malo

(Re)Introducciones: Como algo que es esencialmente un tipo de película de "volver a unir a la banda" con personajes que no conocemos, seguramente habrá una reintroducción de algunos a medida que avanza la película. Pero esta película tiene demasiado de este tipo de narrativa. Una vez más, nunca habíamos conocido a ninguno de ellos antes, lo que hace que Zhao y su equipo de guionistas se ahoguen en historias de fondo para cada uno, estableciendo personajes, lo que hacen, por qué todavía están corriendo por la Tierra, lo que han estado haciendo y la dinámica entre los diez personajes individual y colectivamente. Esto empeora cuando el libreto reduce lo que parecen ser personajes interesantes a personajes secundarios e incluso terciarios. Hasta Jolie no habla mucho a lo largo de la película (aunque su rostro transmite cómo se siente). Si al leer esto ya sientes que es un peso grande, no te equivocas. También es un poco difícil de ver. Lo que me lleva al siguiente punto…

La ambición pasa factura: Al darle casco a esta película y en cómo está organizada, me hizo pensar en dos cosas: Rayuela de Julio Cortázar y, particularmente, en Man of Steel en la forma en que se cuenta la historia, para bien o para mal. El enfoque no lineal para contar una historia tan dilatada en el tiempo es definitivamente curioso, pero puedes sentir su peso sobre tus hombros a medida que avanza. Por 153 minutos estás saltando de un lado a otro en el tiempo con estos personajes. Man of Steel también hace esto, pero al menos tienes una idea general de quién es Clark Kent y en quién se convierte. No solo te presentan a estos personajes, esencialmente condensando lo que podría haber sido una fase completa de las películas de Marvel, sino que también te llevan a flashbacks llenos de exposición que simplemente detienen la película y su ritmo. Cuando empieces a pensar que la narración finalmente está en un curso estable, ¡BAM! otro flashback. En este sentido es bien similar a Rayuela: comienza en el capítulo 15 vuelve al capítulo 2, luego pasa al capítulo 72 antes de saltar al capítulo 10, y así sucesivamente. Este concepto narrativo es bastante ambicioso ya que la mayoría de las películas de Marvel, y la mayoría de las películas para el caso, tienden a seguir una línea recta al contar sus historias. Pero en Eternals, se siente igualmente agotador y consume mucho tiempo.

Lo feo

Los Deviants: Cuando parte de la premisa de la película es que nuestros personajes principales vinieron a la Tierra para defender a los humanos de los Deviants, pensarías que serían una parte importante de la historia. Desafortunadamente, esto no se muestra como tal. Los Deviants son simplemente una molestia que los villanos reales. Estos solo aparecen casualmente cuando la trama los necesita. Sin trasfondo, sin historia interesante, sin nada sobre ellos; simplemente ruido visual. Pero no solo no son importantes para la historia en general, sino que tampoco se ven bien visualmente. Uno pensaría que después de Thanos, Groot y Rocket, Marvel Studios ya tendría la tecnología CGI suficiente para que estos personajes no parezcan ser de otra película completamente. Pero ese no es el caso y es exaltado cuando las hermosas tomas de la película son arruinadas por un personaje monstruoso que parece un arte conceptual rechazado de un videojuego de Kingdom Hearts.

Por más ambiciosa que sea esta película, y felicito a Marvel por eso, no puedo evitar sentirme decepcionado cada vez que pienso en Eternals. Tenía todo lo que uno pensaría que necesita de una película de este calibre: una gran directora, guionista, una visión singular, una mezcla asombrosa de actores consagrados y prometedores y magníficas imágenes. Pero viene con tantos obstáculos que hacen que la película sea una tarea difícil. Y oye, cuando te sientes ambicioso, sabes que te vas a ponchar un par de veces. No todas las películas van a ser un Black Panther, Captain America: The Winter Soldier o Guardians of the Galaxy, que ya son aclamadas por algunos como clásicos modernos no solo dentro del género de cómics sino también los que están emulando respectivamente. (drama, thrillers políticos y ciencia ficción). Después de 26 películas, Eternals es solo la tercera o cuarta vez que siento que Marvel Studios no acertó. La ambición oficialmente le pasó factura.

Rating: C+