A Quiet Place Part II: El silencio conquista nuevamente

No hay mejor sentimiento que una película que surge de la nada y sorprende a todos con lo buena que es...

Sí, es agradable ver a nuestros personajes preferidos volver a la pantalla mediante secuelas y ver sus aventuras continuar, así como los reboots de historias familiares que se han contado varias veces. Pero son esas películas que tomaron a todos por sorpresa las que tienen el mayor impacto en las mentes colectivas de la audiencia.

¿El mejor ejemplo? A Quiet Place: una película con una premisa extremadamente simple (monstruos sensibles al ruido aterrorizan a una familia rural) que parecía un mata-tiempo en los cines que creó una experiencia como ninguna otra ya que la audiencia se convirtió en participantes activos ya que nadie quería hacer un pío para no afectar la forma de vida de la familia Abbott y/o sus mecanismos de autodefensa contra los monstruos.

De hecho, puedo decir con certeza que esa película fue mi película preferida del 2018 y es una de mis películas de terror favoritas de todos los tiempos. Una vez que se anunció la secuela, las expectativas subieron considerablemente y con la pandemia desplazando las fechas de estreno de muchas películas que debieron haber estrenado el año pasado, siguió aumentando cada día que los cines no estaban abiertos. Con todo esto, estoy aquí para decir que la secuela está a la altura del original… pero bien raspa'o.

La trama oficial de A Quiet Place Part II comienza minutos después de los eventos de la primera película. Los miembros sobrevivientes de la familia Abbott (Emily Blunt, Millicent Simmonds y Noah Jupe) abandonan su casa después de sobrevivir una emboscada de monstruos, ahora con el conocimiento de cómo derrotarlos, y su hijo/hermano recién nacido que necesita ayuda extra para mantenerse callado y no ser una carga sobre los demás.

No muy lejos de donde viven, los Abbott se encuentran con dos cosas que cambian el juego: Emmett (Cillian Murphy), un amigo de la familia que sobrevivió los ataques iniciales de los monstruos y un sencillo de radio que transmite un loop de Beyond the Sea de Bobby Darin, que Regan cree ser una señal de otros supervivientes. Debido a esto, tanto Regan como Emmett intentan encontrar de dónde viene esa señal y quién la envía, mientras que Evelyn y Marcus se quedan atrás para proteger al recién nacido peligrosamente ruidoso.

Lo bueno

John Krasinski, director: Krasinski había dirigido dos películas antes de esta, la primera Quiet Place y una película independiente llamada The Hollars. Después de haber visto las tres películas, uno puede ver el progreso que ha tenido a medida que se convierte en un cineasta con más experiencia. Mientras que otros cineastas tienden a decir "Para la secuela, démosle a la gente lo que quieren multiplicado por diez mil. ¿Qué van a decir? ¿'Que no'?", Krasinski decide detenerse y sigue entendiendo que lo que hizo que la primera funcionara fue que se trataba de un drama familiar envuelto en una película de terror y construye la secuela en torno a eso específicamente.

Al comprender que ambos elementos funcionaron la primera vez, el director comienza a comprender lo que ha hecho que las películas de Spielberg sean exitosas: el elemento humano dentro de eventos extraordinarios. No se trata solo de cómo los extraterrestres se van a comer tu cara si haces un sonido; en realidad nos importa si esta familia está lo suficientemente preparada para enfrentar un mundo que ya no entienden, si tanto Regan como Marcus están física y mentalmente maduros para lo que se les presentará en el camino después de los eventos que mataron a su padre en la primera película, si Evelyn puede proteger lo suficiente a sus hijos tanto material como emocionalmente sin la ayuda de su difunto esposo, etc.

Estas son las preguntas que presenta Krasinski, no por un personaje hablándole directamente a la cámara que se siente de esa manera, sino por medio de "close-ups" largos en los que simplemente estamos hirviendo los pensamientos de los personajes mediante sus expresiones faciales. Si continúa construyendo sobre lo que aprendió de la película anterior y continúa entendiendo que hacer las cosas más grande no siempre es necesariamente mejor, John Krasinski tendrá una carrera como director muy larga y exitosa.

Millicent Simmonds: Si bien vamos a esta película por los sustos y los monstruos de aspecto atractivo, son los personajes humanos los que fundamentan todo el asunto. Y mientras Emily Blunt, Noah Jupe y Cillian Murphy hacen un gran trabajo en la secuela, es Millicent Simmonds como Regan quien continúa robándose el show. Obviamente, creció y maduró entre el rodaje de la primera y la segunda película, pero hay algo que decir sobre su maduración como actriz también.

Hay una escena en particular que es desgarradora en todos los sentidos en la que se despierta sin su audífono. Solo esa escena, que dura aproximadamente tres minutos como máximo y en completo silencio, tiene más impacto y más que decir en cuanto a la misión de su personaje y lo que está sintiendo que cualquier escena de huida del monstruo llena de CGI. Ella fue una de las destacadas de la película anterior; ella es LA destacada en esta película.

El uso y ausencia de sonido: Aunque hay mucho más diálogo en esta película que en la primera, el uso y la falta de sonido aún funcionan de una manera escalofriante. La película continúa floreciendo en el silencio y lo desconocido con la mayoría de la película todavía proyectada en subtítulos mientras el diseñador de sonido Malte Bieler continúa extendiendo ese sentimiento inquietante en la audiencia, volviéndolos participantes activos de lo que está ocurriendo en la pantalla (por mi parte, yo solo ingería popcorn cuando la gente hablaba en la pantalla para no arruinar la experiencia de los demás con mi masticado extremadamente fuerte).

Los momentos de terror se acentúan debido a esto a medida que se agregan a la película tramos más largos de silencio y construcción de escenas, por lo que la tensión burbujea poco a poco hasta que estalla por completo (mis felicitaciones al editor Michael P. Shawver por su trabajo aquí). Todo esto para decir, si disfrutó del aspecto comunitario de estar en el completo silencio de la primera, Part II hace su trabajo para continuar esa experiencia … a menos que esté sentado junto a un masticador ruidoso o una persona que todavía piensa que una sala de cine es su sala personal.

quiet place

El primer día: Desarrollar los orígenes de cosas que para todos los efectos son misteriosos tiende a ser complicado. Por cada "así es exactamente como los simios conquistaron la Tierra", obtienes un "C-3PO fue construido por Anakin Skywalker cuando era un esclavo de nueve años". En esencia hace que todo pierda valor y el aura que uno quizás le proyectó a ciertos personajes. Lo que intento decir es que una vez que abres la caja de Pandora, es difícil volver a cerrarla. Entonces, cuando los primeros 15 minutos de la película están dedicados al "día en que llegaron a la tierra", me preparé para lo peor.

Con todo lo dicho, Krasinski como escritor, director y actor aún mantenía detalles sobre de dónde vinieron estos monstruos muy escasos, usando el flashback para esta escena y solo para esta escena. Este prólogo funciona como un cortometraje fantástico que tiene su propia configuración, acción ascendente y clímax incluso antes de que comience la película. Piense en ello como el aperitivo de la película que está a punto de ver, y qué delicioso aperitivo fue.

Lo malo

Secuel-itis: Sin revelar detalles, la película termina abruptamente, una tendencia que se está volviendo extremadamente común en los últimos años a medida que los estudios continúan planificando dos o tres películas para lo que será el "end game" para una posible franquicia. Y aunque muchas secuelas funcionan como un puente entre una primera y una tercera película por definición, hay algo que decir sobre lo irritante que es para una película detenerse en seco y simplemente lanzar los créditos. Si bien la primera película hace lo mismo, se sintió como una película completa e inteligente con un comienzo, un medio y un final. Part II tiene el problema de sentir que se detuvo justo en medio de su tiempo de ejecución, o unos 10 minutos antes de tiempo, haciendo metástasis en otro capítulo dentro de una franquicia que nos dirá cómo terminará… eventualmente. La primera entrega se sintió como un soplo de aire fresco en la pantalla grande. Este, aunque creo que es muy buena, se siente un poco más como un "checkmark" cínico en la lista de expansión de franquicia del estudio (también conocida como secuel-itis) que al menos estuvo bien pensada a lo largo de su desarrollo y ejecución final.

Como se mencionó anteriormente, A Quiet Place Part II es una secuela digna de su predecesor, aunque su ambición planificada hace que se quede un poco por debajo de las alturas de la primera entrega. Al mantener el enfoque de la historia hacia adentro a través de la pérdida experimentada en la primera película en lugar de expandirse deliberadamente hacia un mundo sin reglas, esta secuela triunfa donde muchas otras no lo hacen al poner a sus personajes primero. Puede que no sea o no se sienta tan fresca como el original, pero Part II se atreve a ir a lugares emocionalmente sin olvidar nunca el poder inductor de ansiedad que trae el silencio absoluto.

Rating: A-