Mortal Kombat: la maldición de las películas de videojuegos sigue viva

¿Buena o mala?

Si hay un muro metafórico que la industria del cine no ha podido superar, es la atracción insuperable de querer hacer una adaptación de un videojuego y que los resultados sean bastante pobres. ¿Es porque las historias pueden ser un poco simplistas? ¿Es porque están escogiendo juegos que no tienen el "cross-over appeal" para una película? ¿Es porque la audiencia pierde la capacidad de tomar sus propias decisiones como lo hace con sus respectivos controles? ¿Quién sabe? Porque Hollywood todavía no tiene la respuesta a esto.

Y no es que haya adaptaciones de videojuegos que van de lo aceptable a lo bueno, sino que la "ratio" entre las buenas y las malas está muy desequilibrada. Por cada Sonic the Hedgehog, Tomb Raider 2018 y Detective Pikachu hay seis películas de Resident Evil, Doom, Super Mario Bros, Street Fighter (excepto Raúl Juliá, quien realmente sabe en qué tipo de película está), The Legend of Chun Li y la terrible Assassin's Creed. Incluso Mortal Kombat del 1995, que muchos todavía consideran el estándar de oro de las películas de videojuegos, sigue la línea de ser "tan mala que es buena". Después de 25 años, Warner Bros decidió tirar los dados una vez más para llevar el legendario juego de lucha a la pantalla grande y a HBO Max con resultados decepcionantes.

En la película, el luchador de MMA Cole Young (Lewis Tan) desconoce el por qué un emperador de otra dimensión, Shang Tsung (Chin Han), ha enviado a su mejor guerrero, Sub-Zero (Joe Taslim), a cazar a su familia. Temiendo por su seguridad, Cole va en busca de Sonya Blade (Jessica MacNamee) al mando de Jax (Mehcad Brooks), quien también lleva la misma marca extraña de dragón con la que nació Young. Pronto, se encuentra en el templo de Lord Raiden (Tadanobu Asano), quien otorga santuario a aquellos que llevan dicha cicatriz. Aquí, Cole entrena con los guerreros Liu Kang (Ludi Lin) y Kung Lao (Max Huang) al igual que el mercenario Kano (Josh Lawson), mientras se prepara para enfrentarse contra los enemigos del Outworld en una batalla de alto riesgo por el universo.

Lo bueno

La estética: Si hay algo que me impresionó de la película es la estética que presenta. Como diseñador de producción, Naaman Marshall, que ha trabajado en varias películas de Christopher Nolan como The Prestige y The Dark Knight, ha traducido el escenario del videojuego a la pantalla grande. Ya sea que quiera que sintamos que estamos en la época del Japón feudal o incluso que ingresemos al templo de Lord Raiden, Marshall hace un gran trabajo para transportar a la audiencia en el espacio y el tiempo sobre cómo se ve el set. Para ayudar a llevar esas realidades a la mente de la audiencia, el diseño de vestuario de Cappi Ireland es genial. No solo da vida a estos personajes de una manera que tal vez el guión no lo haga (más sobre eso más adelante), sino que hace que las cosas que pueden parecer completamente ridículas de los juegos a la pantalla grande, como el sombrero de Kung Lao, se conviertan en armas de destrucción masiva cuando comienzan las luchas. Te recomiendo estar atento a estas cosas y seguramente apreciarás la película un poco más aparte de las peleas características del videojuego. Hablando de eso…

La coreografía: Mortal Kombat es sinónimo de acción. Y, al igual que Godzilla vs. Kong, la película cumple la promesa de sus secuencias de acción. La coreografía en esta adaptación es realmente impresionante. Son escenas de acción al nivel de John Wick con ninjas y dagas de hielo voladoras. La intensidad de estas escenas se eleva cuando ves lo violenta que es en realidad. La calificación R en esta película no es un truco publicitario en la forma en que Zack Snyder's Justice League es R porque dice una mala palabra en particular dos veces. Ves sangre, ves calaveras, ves tripas, así que si te da aprensión ver ese tipo de cosas en la pantalla o si estabas a punto de llevar a tu hijo a ver esta película (allá cada papá / mamá con su [email protected]), puede que esta no sea la película para ti. Sin embargo, si aprecias un baile de puños y patadas hasta la muerte, Mortal Kombat te entretendrá mucho.

El primer acto: Aparte de lo establecido anteriormente, Mortal Kombat en realidad se siente como una película formal durante los primeros 30-35 minutos, ya que realmente entiende cómo configurar las cosas para avanzar la historia. Llegamos a conocer algunos personajes al igual que sus historias de fondo, deseos, necesidades e incluso personalidades en ese período de tiempo. Probablemente esto se deba a que está mucho más centrado en un conjunto de personajes que buscan respuestas ("¿Quién está cazando a Cole?", "¿Qué significa su cicatriz?", "¿Cuántos más tienen la cicatriz?", "¿Qué es Mortal Kombat?", "¿Qué tiene que ver todo esto con la escena de apertura?", etc). Es este primer acto el que invita a los fanáticos y cinéfilos casuales que lo más cerca a jugar un videojuego moderno es Pong a convertirse en participantes activos de lo que está sucediendo en la pantalla. Como audiencia, tienes la oportunidad de sentir lo que está en juego para estos personajes, su mundo y por qué todo lo establecido es importante. Desafortunadamente, todavía quedaban dos actos más y ahí es cuando la película se descarrila.

Lo malo

Primerizos: He aquí el problema con los directores y escritores novatos: nunca se sabe realmente qué esperar del producto final, ya que no hay antecedentes. Por cada Jordan Peele con Get Out y Bradley Cooper con A Star is Born (ambos escribieron y dirigieron sus respectivas películas), obtienes un director Simon McQuoid y el coguionista Greg Russo con Mortal Kombat. Nunca tienes una idea real de hacia dónde va la película o por qué están ocurriendo las cosas porque este combo solo supone que todos saben quiénes son Lord Raiden y Liu Kang, qué hace el sombrero de Kung Lao y cuál es la historia de fondo de Scorpion, entre otras cosas. Y digo esto porque hay muchas cosas que se omiten al ver la película. Cuando cuentas una historia, no puedes simplemente omitir cosas porque probablemente perderás a tu audiencia y aquí es donde este combo tiene problemas. Uno pensaría que el coguionista Dave Callaham, quien es el veterano de este grupo después de escribir películas como Wonder Woman 1984, Ant-Man e incluso la terrible Doom, ayudaría a guiar a estos novatos a la meta al construir una historia suficientemente sencilla para seguir. Pero claramente no compartió lo que aprendió en Doom, lo que te plantea mayores problemas en la película.

Lo feo

Del segundo acto en adelante: Una vez que ingresamos al templo de Lord Raiden, la película simplemente se cae por un precipicio en términos de historia. Esas preguntas planteadas durante el primer acto se olvidan a cambio del "oh, tan fantástico fan-service" porque esta película es "solo para los fans". Y eso no es un problema cuando se hace bien, ya que Star Wars: The Force Awakens y Avengers: Endgame son ejemplos perfectos de "fan-service" hecho correctamente ya que complace tanto a los fanáticos que son bien "hard-core" al igual que aquellos que son fans casuales y aquellos que entran sin conocimiento alguno de lo que van a ver plasmado en pantalla. Pero cuando SOLO se atiende a los fanáticos y no también se atiende a aquellos que, nuevamente, solo han jugado Pong una vez en su vida cuando eran más jóvenes, le estás haciendo un flaco favor a tu propia película. Sabes que lo has hecho mal cuando cada vez que hay una referencia a algo del videojuego, la cámara siempre hace un "close-up" al personaje que acaba de decir/hacer algo, lo que convierte esta decisión en el equivalente a "¿Viste fans? ¡Estamos a la moda! ¡Sabemos que querías esto y te lo dimos! ¡Porque nosotros somos "cool", tú eres "cool" y ambos somos "cool"!". Esto no solo degrada a los espectadores casuales que no tienen un conocimiento básico de la serie al mantenerlos a distancia, sino que también puede descarrilar el interés de los fanáticos casuales en el sentido de hacer la película de una lista de cotejos de cosas que simplemente TENÍAN que hacer de hacerlo sentir orgánico a la historia que estaban tratando de contar.

Cole Young: Cuando intentas reunir mucha información y construir un mundo en una película de dos horas, es bueno tener un personaje que sirve como avatar para que la audiencia experimente el mundo y sus matices a través de sus ojos. Pero, ¿qué pasa cuando tienes un carácter muy insulso al timón? Bueno, Mortal Kombat responde a esa pregunta a través del personaje de Cole Young, un personaje que bien podría ser un cero a la izquierda porque la película básicamente olvida que existe durante la mayor parte del tiempo de ejecución. Aunque la película comienza dándole a Cole algo de historia (buen padre y esposo, no sabe mucho sobre su pasado, luchador promedio, bajos ingresos), los guionistas simplemente deciden que están más interesados ​​en otros personajes como Sonya Blade o Kano que en aquellos en los que nos pidieron que invirtiéramos porque tienen habilidades "geniales" y una actitud sarcástica. Lo cual está bien, ya que necesitas expandir los jugadores dentro de este torneo. Pero una vez que ingresas al templo de Lord Raiden, Cole bien podría ser una pintura en la pared, ya que no se le ha dado ningún tipo de desarrollo durante unos 45 minutos. No es hasta que entramos en el último tramo de la película que recuerda que tiene que atar cabos sueltos con él, ya que lo habían introducido al principio. Y no culpo a Lewis Tan por esto; hizo lo mejor que pudo con lo que se le dio. Pero en una película tan llena de construcciones de mundos, historias de fondo, presentaciones, entrenamientos, peleas, etc, al menos podrías haber decidido elegir un personaje y hacer que la audiencia aprenda a cuidarlo cuando haya una gran revelación o En un momento climático con ellos, podemos sentir todo lo que están sintiendo, ya sea positivo o desgarrador.

Al igual que Godzilla vs. Kong, entré en esta película sin ninguna expectativa y estaba listo para divertirme con ella. Pero a diferencia de aquella película, los problemas evidentes de Mortal Kombat con un director y escritor primerizos, que solo se enfocan en una lista de cotejo de cosas que solo complacerán a los fanáticos en conjunto con un protagonista que es el equivalente de ir a Baskin Robbins y pedir vainilla en lugar de contar una historia coherente para que todos disfruten mientras construyen el mundo y establecen las reglas en su interior realmente agrió la experiencia. Sí, la acción es espectacular y la estética que la rodea ciertamente salta fuera de la pantalla, pero eso no sostiene toda la película. Mortal Kombat es la primera decepción real del año y un recordatorio continuo de que las adaptaciones de videojuegos a películas todavía están malditas por ahora.

Rating: D+