Misterios sin resolver: Ricky anda vagando por las calles de D.C. y descubrimos lo que lleva en su mochila

Recuerden, esto es pura especulación

Desde que se salió con la suya y lo escogieron como casi casi congresista, el exgobernador que fue sacado a palo limpio de Fortaleza, Ricardo Rosselló, anda vagando por las calles de Washington D.C. para ver si se encuentra con algún congresista de verdad que se apiade de él y al menos lo deje entrar al baño congresional.

En el día de ayer, su esposa Beatriz Rosselló, la única persona en el mundo que lo sigue apoyando y que cree que el renunciante gobernador es un congresista real le tomó una foto mientras cruzaba la calle que queda frente al Capitolio federal. En la foto, Ricky parece un nene de primer grado que va asustado a su primer día de clases.

En la misma se puede ver al gobernador con un enorme bulto en la espalda, que parece que adentro lleva todo lo que se llevó de Puerto Rico y los motetes que tiene que cargar de Virginia a Washington, porque vivir en dos sitios a la vez no es tan fácil como ustedes y la abogada motorizada piensan.

Como aquí en El Calce nos encanta especular nos pusimos a hacer un brain storming de todas las cositas que debe llevar el exgobernador en su mochila y con ayuda celestial se nos ocurrieron unas cuantas.

¿Qué lleva Ricky en su mochila mágica para el congreso?

  • Por supuesto que tiene que ir preparado y en caso de que un hoyo caco como esos que hay en Pe Erre se le aparezca por Guachington, el mini congressman lleva su cuchilla bien afilá' para que los boquetes maliantes no se pongan frescos y se tenga que mudar otra vez.
  • Tapones de oídos para no escuchar los gritos de "somos más y no tenemos miedo" que todavía corren en su mente desde el  Verano del 2019.
  • Un lata de salchichas para regalarle al gordito que abrazó y después se vaciló en el chat por si acaso viene a atacarlo, enamorarlo nuevamente con ese delicioso manjar.
  • Una tarjeta de presentación de la abogada motorizada, en caso de que se meta en otro lío y mandarle a esa señora gritona a los Tribunales de Puerto Rico para que los jueces se vuelvan locos en sala.
  • El celular que todavía le está pidiendo Justicia, con el chat original donde se burlan hasta del bigote con olor a carne guisá de Thomas Rivera Schatz.
  • Los recibos de los muebles que dejó tira'os en Fortaleza
  • Un álbum de fotos (porque Ricky es bien vintage) donde sale retratado con sus panas Elías, Ramón, Sobrino y en algunas recortaron a Falfito porque él no era tan cool.
  • Y por supuesto, que no puede faltar un pequeño bowl con su manjar favorito, los que a todo el mundo le gusta, unos deliciosos pollitos empanados, mejor conocidos como BOOM CHICKEN NUGGETS.