Melwin Cedeño confiesa que un culebrón albino lo pone a temblar

Eso dijo el muchacho

Hay seres y hay seres humanos. Melwin Cedeño es un ejemplo para los segundos. Este noble muchachón, exitoso comediante puertorriqueño y animador de primer orden, aprovechó para confesarse.

El gran Chevy es un saco de valentía. Esto es para que usted vea que nada en la vida es imposible y aunque el miedo o la temblequera amenacen tu estabilidad, es fundamental aferrarse a un buen culebrón albino. ¡Pa' lante Melwin!